'Quimio' de la mano de Star Wars: los niños del hospital reciben poderes galácticos para superar el cáncer

África Sánchez Martín, jefa de enfermería pediátrica en el hospital (Foto: Arai Santana)
Ver album

La Unidad de Pediatría utiliza unas cajas o 'chembox' de Star Wars para meter dentro las bolsas de quimioterapia de los niños, con el objetivo de hacer más llevadera su estancia. 

Hay vivencias por las que un niño no debería tener que pasar jamás, y sin duda el cáncer es una de ellas. Por eso, es imposible no emocionarse cuando conocemos historias de niños que se enfrentan a esta enfermedad sin perder la sonrisa, y con una fuerza y optimismo arrolladores.

 

En la Unidad de Pediatría del Complejo Asistencial se han empezado a utilizar unas cajas de Star Wars para meter dentro las bolsas de quimioterapia de los niños con cáncer, con el objetivo de olvidar por unas horas esta enfermedad, así lo explica África Sánchez Martín, jefa de enfermería, quien asegura, que esta nueva medida "ha tenido una gran acogida". 

 

África Sánchez Martín, jefa de enfermería (Fotos: Arai Santana) 

 

La planta de oncohematología de pediatría del centro salmantino acoge a más de sesenta niños, en torno a cinco ingresados, de todas las edades. Sus estancias varían dependiendo de cada etapa del tratamiento. "Son ciclos que pueden durar de un día hasta un año"... ahora, y para que a los más pequeños no se les haga tan duro el tratamiento, se han adquirido estas coloridas cajas llamadas 'Chembox' que otorgan poderes curativos contra los "malignos bichos invasores" de su organismo.

 

 

Se pretende que todos aquellos niños, "que llegan de toda Castilla y León", puedan recibir un "tratamiento intravenoso sintiéndose como pequeños superhéroes de la mano de soldados imperiales, que pueden mejorar su estado de salud". Las cajas o 'chemobox' representan a cuatro personajes míticos de Star Wars, tienen materiales naturales y "están hechas para que no les atraviese la luz además de no romper la bolsa de medicación".

 

Por ahora cuentan con dos artilugios de este tipo en el hospital de día pediátrico, donde se ponen los tratamientos de quimioterapia ambulatoria, "niños que no están ingresados que vienen a ponerse los ciclos cuando toca". Después hay otros dos en planta, "tenemos cuatro habitaciones para niños oncológicos que están aislados del resto", dice. 

 

 

La reacción de los niños en el Hospital de Salamanca está siendo de sorpresa y alegría. "Depende de la edad y de si son niños o niñas, "ellas seguro que prefieren Frozen". Los más mayores son "conscientes de lo que le pasa, cada uno se lo toma de una manera, cualquier cosa que les saque de su rutina les hace felices". 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: