Quim Torra... ¿se vende?