“Quieren borrar la etapa de Mesonero y Martín Aguado”

El presidente de Adventia, Juan Antonio Martín Mesonero, y José Luis Martín Aguado defienden su gestión: “La supervivencia de la escuela de aviación ha sido fundamental para el aeropuerto de Matacán”.

Juan Antonio Martín Mesonero y José Luis Martín Aguado acaban de dar el relevo en la Escuela de Pilotos Adventia y defienden la gestión hecha en su etapa. En 2012, asumieron una escuela en quiebra y la dejan con más horas de vuelo y más alumnos que nunca y con sus cuentas saneadas. A pesar de ello, ambos coinciden en el diagnóstico de su salida:  “Quieren borrar la etapa de Mesonero y Martín Aguado”.

 

“Se piensan que con borrarnos de la fotografía de Confaes y de Adventia se arregla todo”, lamenta Martín Mesonero, presidente de la escuela desde que la Fundación Salamanca Progreso, participada por patronal y Cámara, asumiera la propiedad. “Un trabajo puede ser bueno o malo, pero no se puede enterrar, hay que aprovecharlo”, asegura Martín Aguado, que considera que se quiere pasar página de una gestión que ha salvado la escuela. “Hay que contar con la experiencia de estos años, el ‘know how’, y luego decidir si se aprovecha o no”, insiste.

 

“Dejamos unas cuentas claras y transparentes aunque haya gente a la que no le guste reconocerlo”, explican sobre la parte económica, al igual que están orgullosos de no haber admitido presiones ni injerencias de nadie y menos de un medio de comunicación (por llamarle de alguna manera) porque lo que querían era controlarla como hacen normalmente. "Estamos muy orgullosos que en nuestra etapa al frente de lo que hemos representado  nunca nos han controlado estos personajes, si eso es malo pues lo habremos hecho mal pero nos sentimos orgullosos y alentamos de que siga así y se sumen más instituciones y que pierdan el miedo a estas personas", dicen.

 

 

No le molestan los artículos de ese medio de comunicación. “No, para nada. Cómo me puede molestar lo que digan unas personas y un medio de comunicación 'por llamarle de alguna manera' que han sido Juzgados en varias ocasiones y sentenciados por el Tribunal Supremo, si lo único que hacen es retorcer y mentir para presionar. Mire la sociedad sabe quién es quién y a estos elementos les conoce todo el mundo aunque les tengan miedo. Yo no, no tengo de que avergonzarme y si de estar orgulloso de no haber cedido con estos personajes y del trabajo realizado".

 

Martín Mesonero cree que “se trata de juzgar la trayectoria, no borrarla”, y menos manipularla, es así como se tiene que valorar la aportación de ambos al consejo de administración de la sociedad. “He estado muy orgulloso de haber representado y de haber beneficiado a las organizaciones y a Salamanca”, asegura. “Hemos puesto una impronta, creer en algo, no tener miedo y creer en lo que representas por encima de los intereses personales”, asegura. “Lo habremos hecho mejor o peor, pero hemos hecho pensar a la gente”, concluye. “Se trata de juzgar la trayectoria, no de enterrarla”, reclama. Ambos remarcan que la supervivencia de la escuela de aviación ha sido “fundamental para el aeropuerto de Matacán” y por supuesto para los empresarios y sus organizaciones.