Queridos Reyes Magos: siempre nos quedará el carbón...