¿Qué pasa tras una nueva investidura fallida de Pedro Sánchez?

Se abre un plazo de dos meses hasta el próximo 23 de septiembre para que los grupos políticos traten de alcanzar un acuerdo.

La primera votación de la investidura del presidente del Gobierno en funciones y candidato, Pedro Sánchez, el pasado 23 de julio activó los plazos que marca la Constitución para elegir un candidato que cuente con el apoyo del Congreso o, en caso contrario, disolver las cámaras y volver a celebrar elecciones.

 

Así, al no recibir Sánchez la conanza del Congreso ni en la primera votación, en la que necesitaba de mayoría absoluta para ser elegido, ni en segunda votación, donde eran necesarios más síes que noes, se abre un plazo de dos meses hasta el próximo 23 de septiembre para que los grupos políticos traten de alcanzar un acuerdo.

 

En estos dos meses, Sánchez podría volver a intentar recibir la conanza de la cámara, ya que la Constitución establece que en ese periodo "se tramitarán sucesivas propuestas" de candidatos, igual que lo puede intentar hacer otro líder político, pero tiene que ser el Rey, previa consulta con los grupos políticos, quien lo proponga como candidato. En caso de que no lo consigan en esos dos meses, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones, que se celebrarían el 10 de noviembre, 47 días después de disueltas las Cortes.

 

Esto es así porque al inicio de la pasada legislatura los partidos modicaron la ley electoral para introducir una disposición adicional estableciendo que, en los casos de repetición de los comicios por falta de investidura, se acortaran los plazos del procedimiento electoral, bajando de 54 a 47 días.

 

La repetición de elecciones ya se produjo en 2016 cuando, tras la fallida investidura de Sánchez con apoyo de Ciudadanos de principios de marzo, pasaron los dos meses sin que prosperara ninguna candidatura y las Cortes se disolvieron para repetir los comicios el 26 de junio de ese año. En la XII Legislatura, el Rey propuso a Mariano Rajoy como candidato a la presidencia del Gobierno en dos ocasiones.

 

En la primera de ellas, el candidato no consiguió la conanza del Congreso de los Diputados, sometiendo su candidatura a votación los días 31 de agosto de 2016 y 2 de septiembre de 2016. Sin embargo, en la segunda propuesta, sí obtuvo la conanza de la Cámara el día 29 de octubre de 2016, tras la abstención del PSOE.