Que no nos falte ningún ministerio...