¡Qué cruz con la luz!