¡Qué calor!... hasta los coches se derriten

Humor de Álvaro