Puñetazos, patadas y amenazas: Las dos agresiones a personal sanitario en 2017 que no pueden olvidarse

Entrada de Urgencias en el Hospital Clínico de Salamanca (Foto: T. N. I.)

Los últimos datos ofrecidos por la Subdelegación del Gobierno confirman que hasta junio de 2017 son ya 18 las agresiones que se han producido a profesionales médicos en Salamanca. 

Parece que a partir de ahora los médicos salmantinos tendrán un ángel de la guarda, se llamará Interlocutor Policial Territorial Sanitario y su misión será velar por la seguridad del personal sanitario ante cualquier manifestación de violencia, bien sean agresiones verbales o físicas, alguien que frene los puñetazos, patadas y amenazas tan temidos por los médicos.

 

Y es que basta con echar un vistazo a los datos para darse cuenta que en Salamanca la violencia en éste ámbito se han disparado en los últimos años, en 2016 se produjeron un total de 46 agresiones, 22 en el Hospital Clínico y 24 en Atención Primaria, donde se vieron implicados un total de 61 trabajadores. 

 

Pero la cosa no acaba aquí, si hablamos de 2017 no se ha mejorado demasiado, y hasta el mes de junio son ya 18 denuncias registradas. Cabe destacar la que tuvo lugar el pasado mes de marzo donde dos sanitarios fueron agredidos en el Servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Salamanca. En concreto los hechos sucedieron alrededor de las 00:30 horas de la madrugada del día 17, cuando el padre de un menor llegaba al Clínico inconsciente a causa de una convulsión febril.

 

La otra y sin duda más grave, fue el 20 de mayo en el centro de salud de San José, donde otro médico fue agredido por el acompañante de una paciente, cuando estaba en consulta, y posteriormente fue golpeado a las puertas de la Comisaría Provincial, cuando iba a poner una denuncia por lo ocurrido previamente. Según fuentes policiales, la primera agresión tuvo lugar a las 12.30 horas en el centro de salud y, una hora después, algunos familiares del agresor, que esperaban a la puerta de Comisaría, le insultaron de nuevo y le golpearon.