Puestos sin titulación requerida, compensaciones, 'premios' y jefaturas 'a gogo'

Documento con la modificación de puestos de trabajo que propone la Diputación.

Acomodar a una persona en excedencia, compensar a un empleado por no haberle guardado la plaza, un puesto que no especifica titulación, recolocar nombramientos impugnados por la justicia o adaptar la titulación de un director que no llega al nivel funcionarial requerido. Así se han 'diseñado' los puestos que pretende aprobar la Diputación.

El listado de puestos que la Diputación se propone modificar está compuesto por 31 plazas con un denominador común, el hecho de que la gran mayoría son altos cargos con importantes remuneraciones. Y aunque varios se han a cubrir por libre designación, las justificaciones que esgrime el equipo de Gobierno para su propuesta dejan en evidencia lo que ha denunciado el PSOE, que muchas tienen 'nombre y apellidos'.

 

Entre las justificaciones más soprendentes hay varias. En uno de los casos, la dirección de área que se crea en Cultura, la Diputación reconoce que se crea el puesto, hasta ahora inexistente, para el reingreso de una persona que estaba en excedencia. En este tipo de excedencia, cuando se pide el reingreso se admite si hay una plaza vacante, sea donde sea, y si no es así se espera a que quede vacante; en este caso a quien pide el reingreso se le crea una jefatura.

 

En otro de los casos, no sólo se crea una nueva plaza, sino una nueva unidad administrativa, la de coordinación de innovación y transparencia. Según todos los indicios, estaría destinado a una persona que ha ejercido en la administración regional y que regresa, pero a quien no se guardó su plaza como era preceptivo. El puesto de coordinación se acompaña, además, de otras tres plazas para esta unidad, seguramente necesaria y para la que se ha pensado en una persona capacitada.

 

La Diputación también ha aprovechado para dar cabida a algunos de los afectados por las sentencias en contra que han obligado a deshacer nombramientos. Es el caso del puesto de coordinador informático, anulado por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León junto con otros. Lo curioso, además, es que en el perfil establecido no se habla de una titulación concreta, aunque sí de las funciones; parece orientada a un responsable de CIPSA. 

 

En este sentido, hay un caso en el que se modifica una plaza, la de director de la Escuela de Tauromaquia, cambiando el grupo funcionarial que se requiere: pasa de A2 a C1, inferior. Esto indicaría que la persona 'señalada' no tiene la titulación requerida por ley por lo que se rebajan los requisitos.

 

Por último, también hay destinos 'cómodos' para 'premiar' a una serie de personas como la oficialía mayor para la coordinación de asistencia a municipios o el coordinador de empleo y desarrollo rural, puestos de jefes creados para personas en áreas en las que se funciona desde hace años con una estructura que ha demostrado su valdiez.

Noticias relacionadas