Pues no es una cuestión de distancia...