Puerto seco: visto bueno a los 20 millones para la plataforma intermodal y el nuevo polígono logístico

El ayuntamiento da el martes el visto bueno definitivo para construir el puerto seco y el nuevo polígono que pretenden posicionar a Salamanca como punto logístico neurálgico.

La Comisión de Economía, Hacienda y Régimen Interior dictaminará el próximo martes, y con toda probabilidad dará paso a su aprobación, la memoria justificativa para la construcción y gestión de la Plataforma Intermodal y su área logístico-industrial complementaria, el proyecto conocido como pueto seco de Salamanca, que se gestionará a través de una sociedad mercantil local. La memoria contempla una inversión superior a los 20,3 millones de euros y el objteivo es posicionar a la ciudad como foco de atracción empresarial en el ámbito de la logística y el transporte.

 

Este es el último paso antes de dar el impulso definitivo a este proyecto, que lleva en línea de salida cerca de 15 años y que ha tenido que esperar a que se definieran correctamente las bases. Hace unos meses el Ayuntamiento de Salamanca dio con la fórmula correcta: decidió asumir en solitario la inversión necesaria tras haber fracasado los intentos de conseguir el apoyo de municipios logísticos como Leixoes, no haber logrado fondos europeos, haber anulado el contrato inicial de hace diez años para construirlo por 52 millones y haber quedado, finalmente, como única institución interesada.

 

La Junta de Castilla y León, a través de las Consejerías de la Presidencia y de Economía y Hacienda, ha emitido los informes preceptivos para dar vía libre a que el Ayuntamiento ejecute este proyecto que forma parte de la Plataforma Logística de Salamanca, que ya cuenta con tres zonas en funcionamiento, el Centro De Transportes, la aduana y el polígono mayorista de MercaSalamanca.

 

Ahora la llega el turno a la Plataforma Intermodal, el puerto seco, que pretende impulsar el transporte de mercancías por ferrocarril aprovechando el desarrollo de la línea férrea de mercancías desde Portugal y la condición de Salamanca de posible punto de paso de mercancías hacia Europa. El presupuesto de la instalación, una plataforma de intercambio entre la línea férrea y las conexiones por carretera, alcanza los 12.250.000 euros, financiados por la Junta de Castilla y León (4.300.000) y el Ayuntamiento.

 

Salamanca es un nodo logístico de la Red Global del Corredor Atlántico, forma parte de la Ruta de la Plata y se encuentra a poco más de 200 kilómetros de Madrid, uno de los núcleos internacionales de consumo más importantes. Tiene además un enorme potencial en este sector, pudiendo captar, como centro logístico de entrada y salida de mercancías, el 22% de las exportaciones y el 30% de las importaciones de Castilla y León, así como dos trenes por semana con origen y destino a Portugal y otros siete semanales hacia el norte de España. A lo que se añaden 2.200 camiones que cada día circulan por el paso fronterizo que Fuentes de Oñoro supone entre España y Portugal.

 

La Plataforma Intermodal cuenta con acceso directo a las carreteras de alta capacidad que atraviesan la provincia (autovías A-50, A-62 y A-66) y que dispone de la autorización del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para el enganche ferroviario directo a la red principal entre Francia y Portugal.

 

La Plataforma Logística de Salamanca conlleva la urbanización y comercialización de una zona industrial complementaria, que también forma parte del sector de Peña Alta. La urbanización le corresponde a la Junta de Compensación del sector, con un presupuesto total de casi 8,1 millones de euros. La Zona de Actividades Logísticas de Salamanca (Zaldesa) cuenta con el 37,9% de la superficie edificable y el Ayuntamiento con el 10,18%, lo que supone que ostentaría la titularidad del 48,08% de la superficie del sector.

 

Con ello, el Ayuntamiento persigue poner suelo industrial a precios asequibles a disposición de empresas que quieran asentarse en el municipio, ya que el equipo de gobierno entiende que hay una carencia de suelo industrial que lastra la competitividad de Salamanca para atraer proyectos empresariales de ciertas dimensiones. Una vez urbanizada Peña Alta, el Ayuntamiento ofrecerá cerca de 58.000 metros cuadrados a las empresas que quieran instalarse, de manera que se contribuya a la generación de actividad económica y la creación de oportunidades de empleo en la ciudad.