Puertas de banco, maderas, uralita, una nevera... la escombrera de Calzada de Medina vuelve a estar 'a tope'

Puertas desechadas en un tramo de la escombrera ilegal de Calzada de Medina.
Ver album

Calzada de Medina se vuelve a llenar de basura a pesar de los esfuerzos para erradicar escombreras y vertederos incontrolados.

Este de 2019 está siendo el verano de la guerra a las escombreras, una guerra que gracias a los vándalos incívicos parece cada vez un poco más perdida. Una vez más, lo que los servicios municipales se afanan en limpiar aparece, pocos días después, de nuevo repleto de basura y escombros. Así se puede observar de nuevo en Calzada de Medina, uno de los vertederos ilegales más conocidos, que está de nuevo 'a tope'.

 

Las fotos que ilustran esta información son del pasado miércoles. Como se ve, los desperdicios han vuelto a acumularse en este lugar y los hay de todo tipo. Se ven puertas de antiguas oficinas de entidades bancarias; una de ellas incluso tiene un cartel con la fecha del cierre de la sucursal. También hay numerosos restos de palés de madera, de muebles, un arcón o nevera... Hay presencia, minoritaria eso sí, de esombros de construcción. Y lo más preocupante, restos de uralita, un material de construcción muy cancerígeno que requiere de un protocolo especial para su manipularlo y retirarlo, a pesar de lo cual algunas placas y fragmentos han aparecido aquí.

 

La guerra contra estos lugares se ha recrudecido este verano. Escombreras y vertederos ilegales han vuelto a proliferar en cunetas y enclaves de todos los accesos a la ciudad, como han denunciado varios colectivos. Ante esta situación, el Ayuntamiento de Salamanca no ha tenido más remedio que actuar. Se han limpiado las principales escombreras ilegales al menos un par de veces en pocas semanas y se ha iniciado una doble campaña, por un lado de concienciación para los ciudadanos, y por otro pidiendo colaboración a la patronal Aescon para evitar que desechos de construcción acaben en las cunetas, aunque su presencia es minoritaria.

 

El Ayuntamiento de Salamanca decidó aumentar la vigilancia sobre el extrarradio de la ciudad para prevenir y minimizar los vertidos de escombros sobre cunetas. Y ha iniciado una colaboración con los municipios del alfoz y con la Junta para conseguirlo. Además, se retiran cada semana miles de toneladas de restos.

 

Los servicios municipales del Ayuntamiento de Salamanca tienen identificadas las zonas donde se producen vertidos con nocturnidad y de forma periódica acometen la limpieza y retirada de escombros. Al mismo tiempo, agentes de la Policía Local también recorren estas zonas para detectar posibles vertidos contaminantes y proceder a poner en marcha el protocolo para su retirada.

 

A pesar de ello,  y a la vista de las imágenes, esta semana habrá que volver a limpiar en Calzada de Medina. Son ya varias las intervenciones del verano de la guerra contra las escombreras. La falta de escrúpulos de algunos augura más.

Noticias relacionadas