¿Puede una crema 'hacerle la cama'?