Pubs y discotecas de Salamanca se 'pasan' a los pinchos en masa ante otro verano sin poder abrir
Cyl dots mini

Pubs y discotecas de Salamanca se 'pasan' a los pinchos en masa ante otro verano sin poder abrir

Una terraza de Salamanca, hace unos días. Foto: A. Santana

Nueva avalancha de peticiones de locales de ocio nocturno para compatibilizar la licencia de pub o discoteca con la de hostelería, lo que les permite abrir ante otro verano sin poder funcionar.

Cerrados durante toda la pandemia, los numerosos locales de ocio nocturno de Salamanca, pubs y discotecas, buscan como sobrevivir y, ante la perspectiva de un nuevo verano de cierre, muchos están optando por solicitar un cambio de licencia para poder funcionar como si fueran bares convencionales y salvarse de la quema en un sector tocado de muerte. En la próxima comisión municipal de Policía, que gestiona las licencias, se tramitan nada menos que 14 peticiones de locales que quieren pasar a licencia B-C sin cocina, la fórmula habilitada por las autoridades para que pudieran funcionar.

 

La medida no es nueva porque en septiembre del año pasado ya se abrió esta puerta, pero cobra importancia ahora que se acerca el verano. Hace nueve meses muchos aprovecharon la opción de compatibilizar su licencia especial con otra de 'bar de pinchos': hubo unas 50 solicitudes de locales de la ciudad, incluídos algunos históricos.

 

Este miércoles entran las peticiones de clásicos como el Moderno, Country, Gatsby (ya la pidió en septiembre pasado) o El Pino y las de numerosas discotecas de la ciudad: Bisú, Capitolium, Cum Laude, Kandhavia o la sala Potemkim también han pedido el cambio. El paso de categoría A (discoteca) o B (pub musical) a compatibilizar con C (bar) les permitirá funcionar al menos con las limitaciones actuales para interiores y terrazas. Son catorce en total, sus peticiones datan de marzo y ha habido un goteo constante previo, aunque es la vez que más aparecen.

 

Prácticamente todo el ocio nocturno de las principales zonas de copas de Salamanca ha recurrido a esta salida para poder activarse ante la perspectiva de otro verano sin poder funcionar como les corresponde. La vía se abrió el pasado 3 de septiembre cuando la Juna modificó una normativa para que pudieran compatibilizar sus licencias de locales de entretenimiento por otras de hostelería, sin cocina, lo que les  permitía al menos abrir las puertas.

 

Así llevan desde entonces mientras esperan una decisión al respecto. La Junta no contempla reabrir el ocio nocturno como tal hasta llegar a la nueva normalidad y por ahora todos se tienen que conformar con el límite horario de 1 de la madrugada en locales y una en terrazas, con distancia entre sillas, 75% de aforo en exterior y 50% en interior, barras inhabilitadas...

 

Diferente sería la situación en Salamanca en caso de ponerse en marcha el nuevo 'semáforo' que ha planteado el Gobierno central, y con el que el ocio nocturno podría abrir cuando se pasara a nivel 1: ahora mismo estamos en nivel 2 de alerta y, previsiblemente, en dos semanas se llegará a los índices necesarios para relajar un poco más las medidas.