PSOE y Ganemos cargan contra C's por permitir el bloqueo al control de los contratos municipales

Los concejales de ambos grupos critican la actuación del presidente de la comisión de Contratación y lamentan que no se puedan despejar dudas sobre si la empresa del bus urbano cumple con la plantilla mínima obligatoria.

El prometido control sobre los contratos municipales para evitar que se repitieran casos como el de las piscinas municipales o el Multiusos se ha quedado en agua de borrajas. El motivo, que a día de hoy no tiene un funcionamiento efectivo y lo que debería haber sido uno de los grandes avances de la legislatura se ha convertido, según sus impulsores, PSOE y Ganemos, en un ejemplo más del bloqueo que el Ayuntamiento hace de la información sensible. En este caso, el bloqueo implica a otro actor necesario, el grupo Ciudadanos, que asumió la presidencia de la comisión de contratación.

 

En el centro de las críticas está el concejal Fernando Castaño, presidente de la comisión de contratación y que asumió el reto de implantar un sistema de control de los contratos municipales. Hasta esta legislatura, nunca la corporación había podido verificar si las concesionarias de obras o servicios municipales cumplían con los términos de los contratos, a pesar de que algunos de ellos superan ampliamente los 100 millones de euros. El objetivo era evitar casos como los de las piscinas municipales o el Multiusos, en los que el incumplimiento de las obligaciones de mantenimiento ha supuesto un coste cercano a los diez millones de euros para las arcas municipales sin que se haya podido recuperar más que una pequeña parte.

 

Tras varios debates, se llegó a un acuerdo para llevar a cabo una verificación periódica de los más importantes, ante la imposibilidad de controlar los 90 en vigor; se decidió empezar por los más cuantiosos, los del bus, las basuras o la ayuda a domicilio. El sistema quedó establecido a finales de octubre, pero siete meses después el control no funciona.

 

Según han denunciado los concejales de PSOE y Ganemos, se debe a la falta de voluntad o capacidad del presidente de la comisión, Fernando Castaño. Tanto Gabriel Risco (Ganemos) como Arturo Ferreras (PSOE) han manifestado a TRIBUNA su disconformidad con la marcha del sistema de control. Ambos han protestado este martes en la comisión informativa y han exigido a Castaño que les aporte la documentación necesaria para vigilar el único contrato sobre el que se ha empezado a trabajar, el del bus. Por su parte, el concejal Castaño ha reconocido a este medio que es cierto que el sistema de control avanza lento, pero alude a la dificultad de atender la constante y repetida petición de informes por parte de los concejales, y al hecho de que es un sistema nuevo y sin implantar en el consistorio.

 

Al parecer, este contrato de más de 144 millones de euros genera dudas en cuanto a su cumplimiento en materia de empleo; Ganemos considera que no se está facilitando la tarea de averiguar si la empresa concesionaria ha mantenido la plantilla mínima a la que está obligada. Además, se ha conocido un despido por motivos económicos, cuando no se ha comprobado merma de ingresos y tampoco reducción del beneficio: está asegurado por contrato por el Ayuntamiento. Se da la circunstancia de que este contrato está anulado por los tribunales administrativos y recurrido con el consistorio por este motivo.

 

Para Ganemos y PSOE, lo único que está haciendo C's en la presidencia de esta comisión es bloquear lo acordado, que no es otra cosa que ejecutar el control de los grandes contratos para evitar nuevos escándalos. El control del contrato del bus no avanza y amenazan con resolver la comisión creada con el incumplimiento por conclusión; y no se ha cumplido con el objetivo de fiscalizar los contratos de recogida de basuras (186 millones), el de ayuda a domicilio o el de parques y jardines.