PSOE y Cs cierran un pacto político para derogar la reforma laboral de 2012 y enfrían la crisis de Gobierno
Cyl dots mini

PSOE y Cs cierran un pacto político para derogar la reforma laboral de 2012 y enfrían la crisis de Gobierno

El Gobierno asume la derogación y la justifica para dar seguridad a los trabajadores, pero también "seguridad jurídica" a los empresarios. Tienen que negociar los detalles del acuerdo.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha subrayado que "hoy han ganado los trabajadores" del país con el compromiso del Gobierno de coalición para derogar la reforma laboral, que va a "poner fin al modelo de precariedad laboral que diseñó el PP". En declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Senado, la titular de Trabajo ha expresado su satisfacción por el resultado de la reunión que ha mantenido con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño.

 

Y es que Díaz ha enfatizado que lo que hará el Gobierno de coalición respecto a la reforma laboral es "cumplir" el acuerdo de coalición, en los términos recogidos en el componente 23 remitido a la Comisión europea.

 

En el espacio confederal están contentos por el desenlace de la reunión y algunos dirigentes, como la líder de los 'comunes' en el Parlament catalán Jéssica Albiach, calificaba de "gran noticia para los trabajadores" este consenso entre los socios del Ejecutivo, sobre todo por la mención explícita a derogar reforma laboral del PP. En un mensaje en Twitter, ha recalcado que "no puede haber titubeos" en temas como "devolver derechos laborales, poner fin a la precariedad y la temporalidad y apostar por puestos de trabajo dignos".

 

Mientras, el coportavoz estatal de la formación morada, Pablo Fernández, también se ha congratulado del acuerdo alcanzado entre Sánchez y Díaz. "Seguimos", ha manifestado sucintamente en redes sociales.

 

La ministra de Política Territorial y Portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha eludido justificar esta mañana la decisión del presidente del Gobierno de asumir la "derogación" de la reforma laboral que pedía la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y ha situado la decisión alegando que el cambio de las relaciones laborales debe dar seguridad a los trabajadores, pero también "seguridad jurídica" a los empresarios para que la "economía se consolide y vaya mejor".

 

Principales cambios

En el seno de Unidas Podemos señalan como relevante que se deje patente el compromiso de derogación y se incluyan referencias claves en los elementos en los que viene apostando el Ministerio de Trabajo durante los últimos siete meses. Especialmente lo concerniente al reequilibrio de la negociación colectiva (para terminar con la desventaja que supone que prevalezca el convenio de empresa sobre el sector), límites a la subcontratación, medidas para atajar la temporalidad y el reconocimiento expreso al papel de los agentes sociales en esta tarea, dado que está previsto que en un mes se cierre la mesa de diálogo social sobre esta materia.

 

Precisamente, el componente 23 del Plan de Recuperación señala que el Gobierno de España se compromete a recuperar la ultraactividad --que un convenio no decaiga hasta que entra en vigor el siguiente--, que prevalezca el convenio sectorial sobre el de empresa y que se impida la externalización de servicios a través de la subcontratación. A ello se añadió el compromiso de atajar la temporalidad, reducir el número de contratos y que el indefinido sea el primordial y causalizar la contratación temporal para combatir la temporalidad injustificada.

 

Por su parte, la portavoz del Ejecutivo no ha desvelado en ningún momento si en el seno del Gobierno se había alcanzado algún acuerdo en asuntos concretos como la prevalencia de los convenios de empresa sobre los sectoriales o sobre la recuperación de la ultraactividad, dos de los asuntos que han sido puestos en cuestión en los últimos días en el debate interno del Ejecutivo.

 

Destensa la situación entre socios

El resultado del encuentro de hoy destensa el choque que se produjo en el seno de la coalición tras las quejas, que se formularon desde la formación morada, por los intentos de "injerencia" de Calviño en las negociaciones entre Trabajo y los agentes sociales para modernizar el mercado laboral. Ya la semana pasada, el PSOE y Unidas Podemos llegaron a un acuerdo que permitirá que los ministerios de Seguridad Social, Asuntos Económicos, Hacienda y Educación estén también representados en esta mesa.