PSOE lleva a la Diputación iniciativas en apoyo del sector lácteo en la provincia

Vaca

Se insta al Gobierno de España a elaborar un plan de ayudas directas al sector lácteo, en el que se modifiquen al alza los umbrales de rentabilidad mínimos exigidos, más acorde a la realidad de la provincia de Salamanca.

El Grupo Socialista en la Diputación ha presentado una iniciativa, para su debate y aprobación en el próximo Pleno de la institución provincial, en la  que se insta al Gobierno de España a elaborar un plan de ayudas directas al sector lácteo, en el que se modifiquen al alza los umbrales de rentabilidad mínimos exigidos, más acorde a la realidad de la provincia de Salamanca.

 

En este sentido, el PSOE exige la introducción de las modificaciones normativas necesarias para prohibir la venta a pérdidas de la leche de vacuno. Además de pedir a la Junta de Castilla y León que asuma un compromiso ineludible con el sector lácteo de vacuno en  nuestra provincia y región y fomente ayudas coyunturales directas y estimule la concesión de nuevos créditos al sector vacuno de leche mediante un mejor acceso a los créditos de la línea ICO, y una adecuada financiación del coste de los avales necesarios para que los ganaderos lácteos puedan obtener nuevos préstamos.

 

Hace poco más de año, concretamente el 1 de abril de 2015, asistíamos a la desaparición de las “cuotas lácteas", un sistema que limitaba, y también protegía la producción lechera de vacuno en distintos países de la Unión Europea desde el año 1984. Por desgracia, y tal como se preveía, desde entonces, y especialmente en Castilla y León y Salamanca,  el sector está inmerso en una profunda crisis: han caído los precios, se suceden las amenazas de no recogida en las explotaciones, empresas emblemáticas como Lauki han echado el cierre etc. etcétera.

 

En efecto, si el coste estimado de producción lechera por litro es de 0,36 euros, en numerosos casos el precio real de venta en la explotación a los distribuidores o las empresas transformadoras es considerablemente más bajo, llegando en ocasiones a diez céntimos menos (0,26 euros) de su valor de producción, lo que hace inviable la supervivencia de nuestras explotaciones.

 

Castilla y León es la segunda comunidad autónoma en producción de leche de vacuno, con 1.600 ganaderos a principios del año pasado, 89 en Salamanca, sólo por detrás de Galicia y por delante de Cataluña, Asturias y Andalucía. Muchas de estas explotaciones son de mediano y pequeño tamaño y buen número de ellas tienen un carácter familiar. Por otro lado, en un alto porcentaje se sitúan en zonas desfavorecidas o de difícil acceso, lo que incrementa los costes en origen.

 

Por unas razones y por otras, la desaparición de las cuotas lácteas está siendo una plaga para este sector estratégico de Castilla y León y de nuestra provincia, pues al tiempo que desaparece nuestro tejido productivo nos volvemos dependientes de la importación masiva de leche que llega, a precios más baratos de otros países.

 

Y así, durante el año 2015 el número de ganaderos de vacuno de leche disminuyó en 691 en el conjunto de España, y en 82 en Castilla y León. Por supuesto, el cierre de las explotaciones lecheras afecta a otras empresas, negocios y sectores de población que dependen de ellas. Es más, la caída de los precios lácteos de vacuno ha tenido un efecto de arrastre a la baja en los precios de producción lechera de ovino y caprino.

 

En resumen, lejos de suponer la desaparición de la cuota láctea una oportunidad para el sector en Castilla y León se ha convertido en una grave amenaza para su presente y su futuro. Urge, por lo tanto, poner en marcha medidas o incrementar algunas que ya se han puesto en marcha para atajar el problema.