Psicología deportiva en el deporte salmantino: "El máximo rendimiento se debe buscar en equilibrio con el bienestar, no tiene que haber conflicto"
Cyl dots mini

Psicología deportiva en el deporte salmantino: "El máximo rendimiento se debe buscar en equilibrio con el bienestar, no tiene que haber conflicto"

Fabián Sainz Modinos, referente en el deporte charro y que ha trabajado con prácticamente la totalidad de los clubes salmantinos analiza la importancia de la salud mental en deportistas de alto rendimiento y amateur: "Hay que valorar lo que se hace y no lo que se consigue". 

Fabián Sainz Modinos

El cuidado de la salud mental se acerca, cada vez más, al lugar que le corresponde. Un lugar prioritario para que nuestro cuerpo y mente, sincronizados, puedan rendir de la mejor manera posible llegando a conseguir unos resultados marcados, valorando en todo momento el esfuerzo llevado a cabo para ello. Simone Biles es un ejemplo más de lo que la presión puede llegar a ocasionar en el deporte de alto rendimiento, un hecho que ya hemos visto en otros grandes deportistas como Michael Phelps o Álex Abrines (por poner algún caso). 

 

Para valorar esta situación y la importancia de contar con un psicólogo deportivo de referencia, Tribuna de Salamanca ha mantenido una conversación que más se puede parecer a una masterclass, Fabián Sainz Molinos, referente en el deporte charro y que ha trabajado con prácticamente la totalidad de los clubes salmantinos; desde Perfumerías Avenida, pasando por el C.D. Carbajosa, el Salamanca C.F. y el C.D. Guijuelo, hasta deportistas a título individual. 

 

Sigue habiendo personas que piensan que si necesitas ir al psicólogo es que no vales para esto.

 

¿Siguen existiendo prejuicios en torno a la figura del psicólogo deportivo? "Cuando trabajo con deportistas a nivel individual muchas veces no quieren que se sepa, lo que nos lleva al tema que está tan en boga estos días. No son todos los casos, otros sí lo aceptan, lo que me permite hablar con sus entrenadores". ¿Y por qué pasa esto? "Porque sigue habiendo personas que piensan que si necesitas ir al psicólogo es que no vales para esto. Así de simple. Depende mucho de la edad y del momento. Diría que la situación está cambiando, pero que depende de la edad. Todo lo que está pasando es más normal de lo que pensamos, lo que le ha ocurrido a Simone Biles yo lo he trabajado con niños de siete años; la presión, las expectativas, exigencias y el entorno...", subraya Fabián. 

 

Cuando la figura del psicólogo todavía no está normalizada (en su totalidad) dentro de la sociedad, resulta complicado que resuene alto dentro de un ámbito específico como es el deporte, ¿dónde queda la figura del psicólogo en un equipo deportivo? "Cada vez hay más y creo que va llegando poco a poco. Sí que es verdad que dentro del deporte nos estamos ganando una percepción por parte de deportistas y técnicos de que al psicólogo ya no se va solo cuando estás mal, por ejemplo, me pongo nervioso para competir, sino que hay personas que simplemente vienen para saber cómo pueden mejorar. En ese sentido, el enfoque de la psicología deportiva es distinto porque se busca la mejora del rendimiento". 

 

¿Cuál es su opinión con respecto a lo ocurrido en estas olimpiadas? "Es una pena que haya ocurrido esto en los JJOO, pero al mismo tiempo supone un avance. Ya está cambiando, esto tiene el foco de los Juegos, pero no es nuevo. Trabajo con deportistas y también con opositores, ¿por qué? Porque el alto rendimiento pide unas estrategias, unos recursos, una gestión de muchas cosas y algo que les sorprende es lo que les digo al principio: "El máximo rendimiento se encuentra en equilibrio con el bienestar, no tiene que haber conflicto, si lo hay es que hemos llegado al límite". admite.  

 

La ansiedad y el deporte: "Hace años, el mayor problema que había en nuestra sociedad era la depresión, ahora mismo es la ansiedad y especialmente en la juventud. Eso sí, no se puede vincular solo al deporte. El deporte es una parte más de nuestra sociedad en la que, por desgracia, esto ocurre. El caso de algunos deportistas en los Juegos Olímpicos refleja la situación en la sociedad en general. Si yo soy deportista olímpico, cobro bien y mucha gente depende de mí, puedo sentirme más presionado, pero no es exclusivo de ese entorno, del alto rendimiento. En el deporte amateur también ocurre, personas que compiten en carreras populares se meten una presión tremenda. ¿En qué momento la voluntad de correr se convierte en una presión tal que hace que alguien llegue a doparse?". 

 

¿Y dónde está el límite? ¿Cómo se consigue un equilibrio satisfactorio? "Si una deportista sufre con el deporte es que algo se está haciendo mal. A veces hay una frontera difusa y difícil de ver entre la expectativa de que vas a conseguir algo y la exigencia, cuando temes defraudar o te sientes obligada. Hay un paso muy ansiógeno entre la expectativa y la exigencia. 

 

¿Existe un patrón habitual, un perfil más común de deportista que requiere de ir al psicólogo? "Yo diría que no. Hay varios tipos, porque hay muchos factores influyentes importantes. La motivación es uno, la confianza, la concentración, la cohesión de grupo, el liderazgo, el establecimiento adecuado de objetivos, el nivel de activación...También he trabajado el tema de la familia, con padres que no son conscientes de la presión que ejercen en su hijo/a, lo que impide que este disfrute. A los padres también hay que darles herramientas", aclara.  

 

 

 

Damos la vuelta a la tortilla y colocamos el deporte como vía de escape y crecimiento y desarollo mental, ¿en qué nos ayuda? "El deporte es una experiencia muy buena para aprender a afrontar situaciones que podríamo llamar adversas. En el deporte se aprende a afrontar muchos tipos de presión, simplemente el rival que te quiere robar la pelota, que parece una cosa muy normal, pero ya te estás enfrentando a una persona deportivamente hablando. En la competición y en la competencia también se aprenden muchas cosas, hay que experimentar. El deporte ayuda a conformar el carácter a crear dureza mental, resiliencia, intentar las cosas y aunque no te salgan, volverlo a intentar. Es una maravilla". 

 

Actualidad y psicología deportiva: "Se debe preparar a los deportistas a afrontar situaciones que son nuevas, por ejemplo, ¿qué eran hace 10 años las redes sociales? Los entornos del deportista, un club, un equipo técnico, junto con las familias deben asegurarse de no ser un ansiógenos. Esto yo lo he trabajado con un equipo de chavales muy pequeños. Cuando los deportistas tienen más claro que la exigencia de la que hablábamos debe centrarse en el esfuerzo, una actitud y un trabajo, trabajan mejor". 

 

"En España existe una cultura de que solo vale ganar. La frase: lo importantes es participar, no es de perdedores; lo importante es competir, esforzarse, hacerlo bien, estar atento, cuidarse e intentar lo que te piden con la máxima dedicación, el resultado no te lo garantiza nadie. Por la naturaleza de la competición, gana uno y pierden todos los demás. Hay que diferenciar entre lo que haces y lo que consigues, entre los objetivos de resultado y de realización. Hay que valorar lo que se hace y no lo que se consigue", finaliza. 

 

Y un consejo: "Recomendaría a cualquier deportista tener un psicólogo de referencia". 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: