Proyecto Cartier: Investigadores salmantinos estudian la relación entre la quimioterapia y los problemas de corazón

Pedro Luis Sánchez y su equipo (Foto: Arai Santana)

El estudio, llevado a cabo por investigadores del IBSAL en Salamanca, trata de descubrir qué pacientes tratados por cáncer pueden desarrollar problemas cardiovasculares para poder actuar lo antes posible.

Cada vez la medicina cuenta con mayores avances en lo que se refiere a la detección y el tratamiento del cáncer. Aunque todo esto ha supuesto un gran avance, también hay un gran número de pacientes que una vez se les comienza a administrar el tratamiento sufren complicaciones. El Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca ha puesto en marcha un novedoso proyecto denominado Cartier para identificar de forma precoz la aparición de esta toxicidad.

 

Así, el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) desarrolla un ambicioso proyecto que busca identificar el riesgo cardiovascular derivado de los tratamientos de quimioterapia en pacientes con cáncer mayores de 65 años. El objetivo que persigue, según el Jefe de Servicio de Cardiología en el Hospital Clínico de Salamanca, Pedro Luis Sánchez Fernández, es detectar lo antes posible qué afectados sufren o podrían llegar a tener problemas cardiacos para así evitar su aparición o, al menos, echarles freno.

 

El estudio, denominado Cartier: CardioToxicity In the Elderly Programme, ha conseguido aunar la labor de ocho grupos vinculados al Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer (IBMCC), la Universidad de Salamanca, el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl) y los servicios de Oncología, Hematología y Cardiología del Hospital Universitario.

 

El doctor Sánchez Fernández es el encargado de coordinar una iniciativa que cuenta con una financiación de 605.000 euros, obtenida en una convocatoria competitiva de subvenciones del Instituto de Salud Carlos III en la que el proyecto del IBSAL consiguió la mejor valoración de entre los presentados por los 22 institutos de investigación biosanitaria acreditados en España.

 

Éste ha explicado que “aunque la esperanza de vida de los pacientes con cáncer ha mejorado con el paso de los años, muchos enfermos pueden desarrollar problemas cardiovasculares derivados de la toxicidad de la quimioterapia, un riesgo que aumenta en personas de edad avanzada. En ocasiones los afectados ya padecían alguna de estas patologías... insuficiencia cardiaca, isquemia, infarto, hipertensión o arritmias”, añade.

 

Identificar lo antes posible a los pacientes con cáncer mayores de 65 años con riesgo de cardiotoxicidad asociado a la quimioterapia podría contribuir a “evitar la aparición de problemas cardiovasculares o al menos frenarlo en la medida de lo posible” mediante un tratamiento oncológico “personal”, para así mejorar su calidad de vida. “Cuando una persona tiene cáncer, lo más importante es la curación de la enfermedad, y aunque no se pueda evitar la quimioterapia, si sea posible identificar a los pacientes que sufren un problema cardiaco o tratar de predecir cuáles tienen riesgo de desarrollarlo como consecuencia del tratamiento”, ha destacado el jefe del servicio de Cardiología del complejo asistencial salmantino.

 

El Proyecto Cartier no sólo está basado en la investigación clínica, sino que los investigadores participantes también buscan “modelos animales” para la detección de la cardiotoxicidad en los mayores, así como “modelos bioquímicos para detectar alteraciones que prediga que un paciente desarrollará un problema cardiovascular”.

 

Inteligencia artificial

 

Otra de las líneas de investigación destacables es la Inteligencia Artificial con ingenieros, lo que hace es aprovechar datos que generan en el día a día con los pacientes, aprovechar técnicas de inteligencia artificial como el machine learning para mejorar los procesos asistenciales de los pacientes con un análisis basado en machiner learning.

 

La inteligencia artificial es capaz de diagnosticar enfermedades tan bien como los médicos pero en mucho menos tiempo. El algoritmo no solo realiza un diagnóstico correcto sino que, además, valora la gravedad de cada caso y recomienda el tratamiento más adecuado.

 

Salamanticor

Un equipo del Servicio de Cardiología del Complejo Asistencial de Salamanca ha llevado a cabo otro proyecto pionero en investigación. Así, se ha desplazado durante tres años (2015-2017) a más de 30 centros de salud de la provincia y ha realizado exhaustivas pruebas cardiológicas a más de mil salmantinos, “una muestra representativa de la población salmantina”, explica Pedro Luis Sánchez, Jefe de Servicio de Cardiología en el Hospital Clínico de Salamanca. Esos exámenes han consistido en “entrevistas, hábitos cardiosaludables, la adherencia al ejercicio, la medicación que estaban tomando... le hacíamos un electrocardiograma, le medíamos la rigidez de las arterias y un ecocardiograma” lo que ha permitido elaborar un mapa de salud de Salamanca y, posteriormente, aportar esos datos a la Administración para incidir en que sus estrategias de prevención y diagnóstico se centren en las patologías más frecuentes localizadas en cada zona. Este especialista destaca que los problemas cardiológicos son la primera causa de muerte en Castilla y León y Salamanca e insiste en que es vital la prevención “todo lo que podamos hacer para evitar estas enfermedades nos ayudará a atajar el problema, a poner medidas antes de que la cosa vaya a más... e incluso a ahorrar”. El estudio se ha hecho de forma conjunta con Atención Primaria. “Sin los médicos de familia sería imposible haberlo realizado”.

Comentarios

2508 02/07/2019 11:18 #1
Pedro Luis Sánchez Fernández, un gran profesional, un gran equipo. una gran persona

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: