Profesores eméritos, toda una vida dedicada a la USAL: "La Universidad me lo ha dado todo"

José Luis Fuertes Herreros, profesor emérito de la USAL (Fotos: Arai Santana)

José Luis Fuertes Herreros ha dedicado su carrera a la docencia y la investigación en la Universidad de Salamanca.

Llevan toda la vida dedicada a la Universidad y, cuando llega el momento de jubilarse, optan por continuar con la docencia y la investigación en las instituciones académicas. Así son los denominados profesores eméritos, docentes jubilados que destacan por méritos docentes e investigadores y que continúa con su labor académica.

 

Según el reglamento de la Universidad de Salamanca para ser nombrado Profesor Emérito de la Universidad de Salamanca será preciso contar con seis tramos de investigación concedidos por la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora en la fecha de la solicitud y con seis tramos docentes. Además, será necesario haber pertenecido a la Universidad de Salamanca durante, al menos, los últimos diez años, con dedicación a tiempo completo. La propuesta para ser nombrado profesor emérito parte del Consejo de Departamento al que pertenece el docente y es el Consejo de Gobierno el que finalmente adopta el acuerdo.

 

Este es el caso de José Luis Fuertes Herreros, catedrático de Filosofía que ha dedicado su vida a la Universidad de Salamanca, en la que ingresó en 1976. Para él, ser profesor emérito "es una experiencia totalmente gratificante y, de alguna manera, también ha significado poder corresponder a lo mucho que a mí me ha dado la universidad. He podido en estos años, y lo sigo haciendo todavía, disfrutar realmente y contribuir con todo lo que puedo a esta nuestra universidad y tan querida universidad".

 

Así, la Universidad de Salamanca "me lo ha dado todo y estoy agradecidísimo a ella y todo lo que pueda aportar en este tiempo yo creo que se lo merece y en lo que esté en mi mano estoy a ello".

 

En su etapa como profesor emérito "tienes más tiempo para dedicarte a la investigación y para atender mejor todas las tareas. Cuando estás más en activo, sin la jubilación, tienes más ataduras y tareas administrativas que hay que solventar en el día a día y después disfrutas del tiempo de una manera más generosa, tienes más tiempo, es otro ritmo pero, quizá en cuanto a la investigación y al trabajo es más intenso porque te dedicas más plenamente", asegura.

 

Sobre si es más gratificante la investigación o la docencia, Herrero Fuertes explica que "las dos cosas. Realmente el estar en el aula es una maravilla porque disfrutas con los futuros profesionales y estás disfrutando porque en sus ojos ves el interés que hay, porque tenemos una generación de jóvenes buenísimos y muy motivados y lo que es docencia para mí ha sido una etapa constante de rejuvenecimiento intelectual y vital. La investigación se hace con la misma pasión porque al aula hay que llevar todo aquello que está en el límite del tiempo, de las perspectivas nuevas, de la reflexión nueva que hacemos sobre nuestro presente, de las investigaciones que estamos haciendo y eso es lo que se merecen nuestros alumnos, que los formemos y les demos una perspectiva lo más amplia posible y excelente en el aula. Las dos cosas en un profesor son necesarias y tienen que ir a la par, no sé cual es más apasionante, como desafío y reto quizás el aula, porque el aula significa ponerte delante de la mirada de todos y te tienes que ganar el aula constantemente y la investigación se hace de otra manera, es una tarea exigente pero se hace apartado, como escondido".

 

Durante los años de experiencia, la situación ha cambiado mucho. "Ha habido un acercamiento más profundo y más intenso hacia los textos de los autores y ver qué es lo que dicen. Se trata que en nuestro presente podamos pensar de manera más enriquecida. Ahora tenemos muchos medios con internet y acceso a libros y bibliotecas de todo el mundo sin salir de nuestro despacho".

 

"Haber conseguido ser profesor emérito es una forma de agradecer todo lo que me ha dado la universidad, una universidad que ha sido tan importante, ha contribuido tanto históricamente y significó tanto en el Renacimiento y para nuestro presente, porque ha sido capaz de teorizar y poner como gran valor el tema de la dignidad, de la libertad y de la igualdad de todo ser humano", asevera.

Comentarios

Para 1 08/09/2020 22:33 #7
deja de decir chorradas todas inventadas y los analfabetos que te votan positivo igual. Ni idea de lo que es un profesor emérito aunque te te explican algo en 2.
Puri 08/09/2020 16:38 #6
Sigue la vicerrectora de posgrado: la única que los tiene bien puestos
#RicardoRiveroDimision 08/09/2020 16:38 #5
#RicardoRiveroDimision
Uni 08/09/2020 11:36 #4
Pues mucho antes,décadas, de la pandemia, este profesor iba poco por su despacho.
También a favor 07/09/2020 19:17 #3
Es una lástima, y una pérdida de talento incomprensible, que una persona, tras tanto años enseñando e investigando, deje de la noche a la mañana, solo porque ha cumplido 65 o 70 años, a toda la sociedad sin todo el conocimiento que atesora. Es una suerte la existencia de esta figura de profesor emérito que nos permite el seguir aprovechando toda esa experiencia.
A favor de los eméritos 07/09/2020 11:34 #2
Para quienes desconocen la figura del profesor emérito: desempeñan una labor esencial para la Universidad, sobre todo en el ámbito de la investigación, que tanta falta nos hace en España. No le quitan la plaza a nadie. Su relación con la Universidad es mediante un contrato de naturaleza "laboral" temporal, no "funcionarial". Es lamentable que el talento y la experiencia se desprecien de esta manera.
Jubílese 07/09/2020 08:13 #1
Todos estos deberían jubilarse y dejar sitio a gente joven, no ocupar una plaza en la Universidad con tantos años. En realidad, flaco favor hacen a la institución. Que les dejen quedarse como consejeros o figuras similares, pero no quitando el que salga una plaza nueva.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: