Procedimiento exprés para adjudicar las obras de rehabilitación del Mercado Central de Salamanca

Mercado Central de Salamanca.

El consistorio recurre a uno de los nuevos modelos de la ley de contratos de la administración para acelerar el 'lavado de cara' el centenario edificio y el cambio de las vidrieras.

El Ayuntamiento de Salamanca va a estrenar una de las modalidades de la nueva ley de contratación pública para adjudicar por la vía rápida la rehabilitación del Mercado Central. La actuación, que está sobre la mesa desde hace meses, va a salir a concurso por el procedimiento abierto simplificado, una de las nuevas modalidades de la nueva ley de contratos para las administraciones y que es más rápido, pero también más sencillo  y con menos exigencias para la administación contratante. Es un tipo de contrato llamado a evitar la mala utilización de los contratos menores y de los negociados sin publicidad.

 

La licitación se ha anunciado este día 19 de abril en el perfil del contratante. La actuación incluye el 'lavado de cara' exterior del centenario edificio. Lo previsto es actuar en la cubierta, cambiando las lamas fijas de la 'linterna' (el lucernario superior) por otras orientables, limpieza de su fachada de ladrillo y de las partes de granito; intervención en las carpinterías con la limpieza, pintura y sellado de ventanales; instalación de las nuevas vidrieras; la restauración de las rejas históricas

 

El procedimiento  abierto simplificado va a acortar los plazos de manera importante. Los licitadores tienen 20 días para presentar ofertas una vez se abra el plazo para hacerlo; y los trámites posteriores también se aceleran. Sólo hay que publicarlo en el perfil del contratante ya que es una obra de menos de 2 millones de euros, lo que ahorra tener que hacerlo en otras páginas de contratación pública estatal.

 

Para agilizar la tramitación, los aspirantes deben estar dados de alta en un registro de licitadores y sólo serán admisibles las proposiciones que se hubiesen presentado en el registro indicado en el anuncio de licitación, excluyendo la posibilidad de utilizar el registro a través de las oficinas de correos para acelerar el proceso.