Problemas en la reforma del Reina Sofía: la urgente reparación que necesita el césped artificial del 'campo grande'

Campo de fútbol Reina Sofía.

Cinco años después de cambiar de tierra a césped sintético, el campo necesita arreglar el terreno de juego por una grieta que lo hace impracticable para partidos e incluso entrenamientos.

Las obras del 'nuevo' campo de fútbol Reina Sofía, una mini ciudad deportiva para Unionistas CF y Real Monterrey, siguen avanzando y no sin dificultades. Ya superado su plazo previsto por problemas con el inicio de la obra, las partes implicadas ven el avance casi diario del proyecto y van introduciendo algunos cambios. El más reciente tiene que ver con los desperfectos que han aparecido en el terreno de juego principal que obligan a una reparación de urgencia. Una modificación que aumentará el presupuesto final del proyecto para convertir este cambio en un pequeño estadio, que está ahora en 1,8 millones y que tiene que sumar el coste de esta nueva operación.

 

El problema es un 'descosido' en el terreno de juego sintético, una zanja sin material de ciertas dimensiones que se ha intentando reparar sin éxito, y que según los técnicos de Unionistas hace impracticable el campo para practicar fútbol e incluso para entrenar. Ya dio problemas en los meses previos al final precipitado de esta temporada y entonces se dejó de usar esa zona del campo.

 

Unionistas y Monterrey han puesto sobre la mesa varias soluciones en conversaciones con el Ayuntamiento de Salamanca para intentar solucionar este problema y que el campo vuelva a estar practicable de cara a la próxima temporada de competición, y también para entrenamientos. Las opciones pasan por reparar, algo que no ha funcionado hasta ahora, o una sustitución total, que sumaría otro coste al proyecto, pero que es la mejor solución. Un campo totalmente nuevo saldría por unos 500.000 euros.

 

El actual verde sintético del campo principal tiene unos cinco años de antigüedad. Su cambio fue contratado en enero de 2015 y salió por unos 600.000 euros de presupuesto. Al final se adjudicó por algo más de 473.000 euros y su cambio, entonces de tierra a césped artificial, llevó tres meses de obras. Cinco años después, el campo necesita una reparación urgente ya que está fuera de garantía y la reparación que se intentó no ha funcionado.

 

La ampliación de este campo de fútbol para convertirlo en la mini ciudad deportiva de Monterrey y Unionistas avanza, pero va tarde. Es cierto que las obras se han visto afectadas por el parón total de la actividad decretado antes de Semana Santa, pero es que para entonces ya había superado su plazo de ejecución. El día 11 de marzo acabó el plazo de ejeución (seis meses) y no estaba terminado.

 

El Ayuntamiento de Salamanca reconoció semanas atrás que no llegaría a tiempo y explicaba que había habido problemas con la empresa que hace la obra, una inversión de 1,8 millones de euros para dotar al campo de nuevas gradas, vestuarios y un campo anexo en el que entran dos campos de fútbol 7. Si se le suma la factura del nuevo césped artificial, podría elevarse hasta 2,3 millones de euros si se opta por un terreno completamente nuevo.

Comentarios

Pues es que 02/07/2020 15:46 #3
no tiene máa de 5 años. Se ha lucido la empresa que lo puso.
Otro 01/07/2020 09:50 #2
El césped natural sería lo ideal pero es muy delicado con la climatología en Salamanca el mantenimiento es muy caro
Socio 30/06/2020 18:05 #1
Que pongan césped natural, sería mucho mejor

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: