Prisiones limita el uso de la sujeción mecánica de presos, necesita autorización del director y se comunicará al Juzgado
Cyl dots mini

Prisiones limita el uso de la sujeción mecánica de presos, necesita autorización del director y se comunicará al Juzgado

Centro Penitenciario Castellón II

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ha firmado un nuevo protocolo que refuerza el carácter excepcional de las medidas de sujeción mecánica que se aplican en situaciones de agresividad o violencia.

La medida, que ha entrado ya en vigor, indica al personal penitenciario que este tipo de sujeción debe realizarse solo después de agotarse "maniobras previas de diálogo o desescalada" de la tensión y, en cualquier caso, acometerse de forma respetuosa con los derechos de los internos.

Según ha informado el Ministerio del Interior en un comunicado, el nuevo protocolo incluye las recomendaciones recogidas en la Guía de buenas prácticas en contenciones mecánicas, publicada en 2017 por el Defensor del Pueblo.

La sujeción mecánica se contempla en el artículo 45 de la Ley General Penitenciaria y en el artículo 72 del Reglamento Penitenciario, y ambas normativas restringen su empleo a evitar actos de evasión o violencia y daños de los internos a sí mismos, terceras personas o cosas, y a vencer la resistencia activa o pasiva de los prisioneros.

Así pues, el nuevo protocolo limita el uso de esta sujeción a los casos en los que "no exista otra manera menos gravosa para conseguir la finalidad perseguida". Además, se subraya que debe durar "el tiempo mínimo imprescindible" y que ha de ser "proporcional a lo que requiera" cada situación.

Asimismo, tiene que contar con autorización previa del director del centro penitenciario en cuestión, salvo excepciones por razones de urgencia. Eso sí, en el caso de utilización de correas homologadas, esta no podrá adoptarse por los funcionarios sin presencia y autorización del jefe de Servicios.

Las medidas de sujeción serán comunicadas a partir de ahora "inmediatamente" al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria", con indicación del inicio y cese de su aplicación y de los motivos. Por último, las dependencias en las que se lleven a cabo dispondrán de cámaras de videovigilancia y de sistemas de grabación.