Príncipe de Asturias y Cipreses estrenan medidores de velocidad

Los conductores salmantinos se encontraron ayer con dos nuevos puntos de control de velocidad situados en la avenida de Los Cipreses, en dirección hacia el Multiusos Sánchez Paraíso, y el puente Príncipe de Asturias, sentido entrada a la ciudad.
J. R.

La avenida de Los Cipreses registró en el pasado año un total de 46 accidentes siendo la tercera vía más peligrosa de la capital salmantina mientras que el puente Príncipe de Asturias destaca por la rapidez de los automóviles que lo atraviesan. Los aparatos reflejan la velocidad precisa de los vehículos que cruzan la calle. Además, incluyen bajo la palabra “atención” una señal de prohibido circular a más de cincuenta kilómetros por hora. Estos medidores de velocidad se han instalado apenas tres meses después, a mediados de abril, de que entraran en funcionamiento los radares de la avenida Doctor Ramos del Manzano, en las inmediaciones del puente de la Universidad, la calle Saavedra y Fajardo, en la subida de la carretera de Béjar, y la avenida de la Reina Berenguela, en dirección hacia el puente Juan Carlos I.

Los aparatos de Los Cipreses y Príncipe de Asturias no contarán, en cambio, con capacidad sancionadora. Su fin es informativo para concienciar a los conductores de levantar el pie del acelerador en dos vías donde muchos vehículos superan con creces los cincuenta kilómetros por hora. En 2009, la Policía Local realizó 35.222 controles de velocidad, de los que 722 se saldaron con una sanción por incumplimiento de las norma de tráfico. Las multas por exceso de velocidad en zona urbana oscilan, para infracciones graves, entre 100 y 150 euros. Si la velocidad supera los 91 kilómetros por hora, las infracciones serán muy graves y fluctuarán entre 380 y 520 euros para los turismos y entre 450 y 600 euros para vehículos de más de 3.500 kilos. Además, los conductores pueden perder de dos a seis puntos de su permiso.