Primera sentencia del 'dieselgate' en Salamanca: Volkswagen tendrá que indemnizar a un comprador

VOLKSWAGEN

Un comprador salmantino será indemnizado con 1.749 euros por los daños morales causados por el escándalo del trucaje de las emisiones. Había comprado un coche del grupo Volkswagen en 2010 por 17.000 euros y se le restituye el 10%.

El Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Salamanca ha condenado al concesionario local Yuste Motor y a Volkswagen-Audi España a indemnizar solidariamente a un salmantino con 1.749,07 euros, siendo este importe el 10% del valor de compra del vehículo por haber sido comercializado con un motor afectado por el dieselgate del Grupo Volkswagen, condenándoles además al pago de las costas procesales. El vehículo del cliente afectado es un Skoda Octavia (marca del grupo VW) adquirido al concesionario condenado en 2010 por importe de 17.490,69 euros.

 

Desde que se destapó en septiembre de 2015 el escándalo del caso 'dieselgate' cometido por el Grupo Volkswagen debido a la colocación de un dispositivo capaz de superar los controles de homologación manipulando los niveles de emisiones de gases contaminantes, se han presentado centenares de demandas en todo el territorio nacional por parte de los afectados. Inicialmente fueron los Juzgados de Baleares los primeros en reconocer el daño provocado a los consumidores y su derecho a ser indemnizados por el fraude cometido por el  Grupo Volkswagen, así como ya ha pasado en EEUU. Ahora se están sumando el resto de Juzgados nacionales como Salamanca, Valladolidad, Santander, Barcelona y recientemente Madrid.

 

Los Juzgados están considerando que efectivamente existe un daño moral por el engaño cometido y una depreciación en el valor de los vehículos afectados que debe ser resarcido a sus clientes. La importancia de estas sentencias recae en la consolidación de una línea estable en cuanto a los valores de indemnización, abriendo una vía para que los afectados salmantinos puedan reclamar una indemnización por el engaño cometido por el Grupo Volkswagen.

 

El caso dieselgate es uno de los casos más relevantes en cuanto al fraude masivo realizado en las últimas décadas, en el que el Grupo Volkswagen ha defraudado a las autoridades y a los clientes que han confiado en la marca, a través de una estrategia grupal sobre la intrusión de un software capaz de manipular intencionadamente las emisiones de los vehículos cuando éste se encontraba en pruebas de homologación para superar los controles oportunos. Este sistema se instaló en los vehículos diésel comercializados entre los años 2008 a 2015 por el Grupo Volkswagen en sus marcas Audi, Seat, Skoda y Volkswagen, principalmente en los motores 2.0, 1.8, 1.6 y 3.0.