Presupuestos 2018: las dudas de propios y extraños sobre si Mañueco cumplirá

El concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, al frente de la bancada popular. Foto: De la Peña

El pleno aprueba los presupuestos del Ayuntamiento de Salamanca más tarde que nunca y con reservas sobre la ejecución de las inversiones, dudas que alimenta el concejal de Hacienda.

Al margen del intenso debate sobre el pacto entre las fuerzas que los apoyan (PP y C's) y las que no (PSOE y Ganemos), y sobre el concepto de unos y otros sobre lo que deben ser las cuentas municipales, el debate del presupuesto 2018 se ha centrado en una cuestión concreta: el cumplimiento de lo que se pone negro sobre blanco, especialmente, en materia de inversiones. El motivo han sido las críticas de socialistas y 'granates' al escaso índice de ejecución presupuestaria en 2016 y 2017, que ha dejado los millonarias inversiones anunciadas en papel mojado. Algo a lo que el concejal de Hacienda ha respondido con un argumento no sólo desconcertante, sino que siembra dudas sobre si este año volverá a ocurrir lo mismo: que millones de euros en inversiones prometidas se queden en el tintero.

 

El asunto viene de lejos. Hace meses que el PSOE empezó a denunciar que la realidad de las inversiones municipales no era la que se pintaba. Que las millonarias partidas se quedaban en el cajón: el 55% en 2017 y el 30% en 2016, 17 y 4 millones de euros respectivamente. Es dinero que estaba previsto destinar a nuevas obras o equipamientos y que no se gasta. Muchas veces, ha servido para pagar la deuda histórica, ya casi liquidada gracias a ello.

 

A estas dudas se ha sumado Ganemos Salamanca, y también en cierto modo el 'socio preferente' del PP en el Ayuntamiento, Ciudadanos, que también sospecha de otra consecuencia de no ejecutar inversiones: retrasarlas para confeccionar un calendario de inauguraciones de cara al último trimestre de 2018 y el primero de 2019, en plena precampaña electoral y de fotos. Una sospecha que el PSOE alberga desde hace tiempo y que ahora siente C's, que reconoce que muchas medidas del acuerdo de presupuestos tendrán que hacerse con modificaciones de crédito o remanantes... porque no tienen partidas aseguradas. Las dudas alcanzan al superávit anunciado de 10,7 millones, que se va a destinar a nuevas inversions.

 

El caso es que, sobre una y otra cuestiones, la no ejecución y la demora calculada de las inversiones, el concejal de Hacienda ha dejado más dudas que certezas. Cuando el PSOE lo ha denunciado en anteriores ocasiones, el Ayuntamiento ha alegado haber 'movilizado' 40 millones de euros en inversiones. Pero esta vez Rodríguez ni siquiera ha negado que no se ejecuten las inversiones del listado que presenta cada año. En su lugar, ha explicado que en 2017 no se llegaron a gastar millones de las partidas de obras y proyectos ya anunciados porque se hubiera incumplido la regla de gasto, el límite que impone Montoro a los ayuntamientos.

 

"Si hubiéramos incumplido, nos lo hubieran reprochado", ha asegurado el siempre hábil Rodríguez al que ha obviado una cosa. La lista de inversiones para 2018 está compuesta por proyectos anunciados años atrás, ya comprometidos o incluso obras que van a pagar otras administraciones. Pero es que en ningún momento, ni en 2016 ni en 2017, ni en 2018, la presentación del capítulo de inversiones ha venido acompañada por la advertencia de que podrían no llegar a ejecutarse por limitaciones legales: nunca se reconoció que lo que se anunciaba podría no llegar a hacerse.