Presentación 'a dos manos' y 155 millones de euros: las dos primeras claves del presupuesto municipal

Alfonso F. Mañueco y Alejandro González tras firmar el presupuesto (foto: De la Peña)

PP y Ciudadanos llevan su buen entendimiento en Salamanca al máximo nivel con una presentación conjunta del acuerdo de presupuestos: al contrario que las estrategias nacionales, donde la rivalidad Rajoy/Rivera puede amenazar las cuentas de Montoro.

El equipo de Gobierno presenta esta mañana los presupuestos del Ayuntamiento de Salamanca para 2018, una cuentas que llegan más tarde que nunca y que tendrán dos principales características. Por un lado, la cifra, 155 millones de euros, notablemente superior a la de 2017. Y por otro, que la presentación será conjunta entre PP y Ciudadanos, que dan un paso más en su vínculo municipal en plena marejada política nacional entre ambos partidos. Un entendimiento en el que no han dado parte al resto de la corporación: ni PSOE ni Ganemos han sido invitados a las conversaciones ni tienen información alguna de los presupuestos, a día de hoy.

 

Una de las pocas cosas que ha trascendido del acuerdo es la cifra final de los presupuestos: serán 155 millones de euros, muy por encima de los 147 millones del año pasado. También se sabe que son los presupuestos más tardíos del mandato de Alfonso Fernández Mañueco. Nunca antes se habían presentado tan tarde, y todavía les faltan todos los trámites de aprobación que arrancarán más que probablemente en un pleno extraordinario el día 23 de febrero. 

 

Además, la presentación oficial es, por primera vez en la historia reciente del Ayuntamiento de Salamanca a dúo: en la convocatoria figuran el alcalde y el portavoz del grupo municipal de C's, Alejandro González. El acto se ha diseñado así tras el acuerdo final, alcanzado este miércoles, y contrasta con las aparentes tensiones de los últimos años entre PP y C's en el consistorio a la hora de escenificar sus acuerdos, ya numerosos, en materia de ordenanzas fiscales y presupuesto.

 

El primer año hubo 'enfado' porque estaba previsto que, tras intervenir Mañueco, tomara la palabra el portavoz de C's. No ocurrió así y, enojado, González se tomó cumplida venganza y en una comparecencia posterior en la que criticó los impuestos del PP... tras apoyarlos. Un año después, alcalde y C's se coordinaron para convocar con media hora de diferencia la comparecencia de ordenanzas fiscales y tener cada cual su papel; semanas después hubo 'sí' a los presupuestos. Y ahora intervendrán conjuntamente, ya veremos el formato y el orden.

 

Esta entente llega en pleno clima de tensión nacional entre PP y C's, con el partido naranja disparado en las encuestas y planteándose incluso no apoyar los presupuestos nacionales. Nada más lejos del claro entendimiento entre ambas partes en Salamanca.