Preocupación entre los alcaldes de la provincia ante la falta de información sobre la apertura de piscinas naturales

Piscina natural de Valero (Foto: T. Navarro)

La llegada de las altas temperaturas hace que los salmantinos comiencen a preguntarse si podrán disfrutar o no de un buen baño durante la desescalada. 

¿Nos podremos bañar en ríos este verano? Esta es la pregunta que se hacen los alcaldes de la provincia salmantina donde hay piscinas naturales o pozas para disfrutar de un buen chapuzón ante la inminente subida de las temperaturas y la proximidad de la temporada de baño, que se extiende cada año del 15 de junio al 15 de septiembre.

 

Es el caso de Valero, Villanueva del Conde, La Bastida o San Martín del Castañar... Sus alcaldes todavía no tienen claro cuáles son las medidas de seguridad que deben adoptar ante la pandemia de coronavirus que ha dejado ya 342 muertos desde el comienzo de la crisis.

 

Aseguran que hay mucha falta de información, "no sabemos qué es lo que debemos hacer"Estas actividades, "generalmente implican una pérdida de las medidas recomendadas de distanciamiento social por lo que se deben mantener las máximas precauciones", dicen a la espera de una respuesta por parte del Ministerio de Sanidad. 

 

La supervivencia de la Covid-19 en agua de ríos, lagos, pozas de aguas remansadas de agua dulce y no tratada "puede ser superior a la que se produce en piscinas y en el agua salada, por lo que deben extremarse las medidas de precaución". Esta es una de las advertencias que se desprenden de informe sobre la transmisión de SARS-CoV-2 en playas, piscinas y demás espacios recreativos que acaba de publicar el CSIC.

 

Al parecer, los ríos son "los medios acuáticos más desaconsejables en relación con otras alternativas, especialmente las pequeñas pozas donde la dilución es menos efectiva", dan especial importancia en el texto, que señala que mientras que en playas y piscinas es más "fácil" que el virus quede desactivado por las características del medio, en ríos, lagos y pozas la supervivencia del microorganismo puede ser mayor.

 

Las aglomeraciones que pueden darse en estos refrescantes lugares, así como los objetos de uso común pueden continuar sirviendo de mecanismo de contagio.

 

Otros de los factores que pueden preocupar es la prevalencia del virus en la arena presente en las riberas. Aunque no existen estudios experimentales al respecto, la radiación ultravioleta solar y la alta temperatura que puede alcanzar, son favorables para la inactivación de los agentes patógenos. 

 

Cabe recordar, que Salamanca cuenta con multitud de zonas en las que disfrutar de un buen baño, aunque ninguna de ellas cuenta con el reconocimiento del Ministerio de Sanidad por sus características y calidad de las aguas. La playa fluvial del río Tormes a su paso por Puente del Congosto. Este espacio de baño repite

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: