Premio en la USAL a la investigación sobre dolor neuropático y la eficacia del tratamiento con opioides
Cyl dots mini

Premio en la USAL a la investigación sobre dolor neuropático y la eficacia del tratamiento con opioides

Premio de la Fundación Grünenthal a la Investigación Clínica. Recoge el premio Javier Muriel, Domingo Morales y Ana María Peiró

El premio en la Categoría de Investigación Preclínica ha sido otorgado a un trabajo que profundiza en el conocimiento de los mecanismos de generación del dolor neuropático.

La Universidad de Salamanca ha acogido la entrega de la XIX edición del ‘Premio a la Investigación en Dolor’ concedido por la Cátedra Extraordinaria del Dolor de la Fundación Grünenthal y el Estudio salmantino. Este galardón se convoca anualmente para reconocer e impulsar los proyectos más novedosos sobre el conocimiento del dolor en el ámbito epidemiológico, experimental, farmacológico y clínico.

 

Premio en Investigación Preclínica

 

El premio en la categoría de Investigación Preclínica ha sido concedido al Enrique J. Cobos del Departamento de Farmacología e Instituto de Neurociencias de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada por su trabajo titulado “Mechanistic Differences in Neuropathic Pain Modalities Revealed by Correlating Behavior with Global Expression Profiling”. El trabajo publicado en la revista Cell Reports y realizado de forma conjunta entre la Universidad de Granada, la Universidad de Harvard, la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), la Université Laval y The Jackson Laboratory, analiza el perfil de los cambios genéticos que ocurren tras una lesión nerviosa para profundizar en el conocimiento de los mecanismos de generación del dolor neuropático, provocado por lesiones en el sistema nervioso.

 

En el dolor neuropático, los estímulos sensoriales normales de tacto o temperatura se interpretan por nuestro sistema nervioso como si fueran sensaciones muy dolorosas. Esta respuesta anómala se denomina alodinia.

 

Según detalla el premiado, Enrique J. Cobos, “con esta aproximación demostramos que mientras que la alodinia al frío se produce por alteraciones neuronales en respuesta directa a la lesión nerviosa, el origen de la alodinia al tacto es muy diferente, siendo consecuencia de un proceso complejo en el que participa la interacción entre el sistema inmunológico y el sistema nervioso”.