Preguntas sin responder
Cyl dots mini

Preguntas sin responder

Coronavirus.- Sánchez se compromete a que Illa informe todas las semanas al Congreso sobre la pandemia

Artículo de Opinión de Andrés Miguel

“Rusia ha visto mucho a lo largo de sus mil años de historia. Hay una sola cosa que Rusia no ha visto jamás en esos mil años: la libertad” (Vasili Grossman).

 

La Constitución española de 1978, en el Título I (De los derechos y deberes fundamentales), dice en su artículo 20:

 

Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

  • El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.
  • … Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

 

La Constitución española y los derechos y libertades de los ciudadanos le estorban a la pandilla tóxica que gobierna este país y ya no se esfuerzan siquiera en disimularlo.

 

Del vicepresidente no resulta extraño; él tiene claro lo que desea y no va a parar en su empeño hasta que lo consiga o los españoles le larguemos de las instituciones. Quisiera convertirse en el único faro de esta civilización, como hicieron los bolcheviques en Rusia, y para eso hay que destruir cualquier cimiento anterior. Cercenar de un plumazo la libertad de opinión y restringir toda comunicación a un Pravda hecho a su medida es la primera de las disposiciones que recoge su libro rojo. Si por él fuera, no tardarían en llegar los comisarios políticos y su NKVD. Resulta insólito que este señor engañe a tanta gente cuando, en realidad, no engaña a nadie; hace ya años decía, a quien le preguntara, algo así como que los medios de comunicación estaban robando la democracia a los españoles. No se puede ser más bruto. De modo que no deberían sorprender ahora sus manifestaciones. De hecho, si algo hay que resaltar, es que, en esto, se demuestra consistente; en otras materias es muy capaz de retorcer la realidad, sus declaraciones y hechos anteriores  o lo que sea necesario hasta crear el discurso que considere oportuno en cada momento. Así, un tipo que aborreció la Constitución toda su vida, defiende ahora una especie de Pactos de la Moncloa y su utilidad constitucional por ver si extiende la culpa de su propia ineficacia a todos los partidos políticos del ámbito parlamentario.

 

Del presidente y sus palmeros sí debería resultarnos más extraño; ellos son lo que son gracias a la Constitución y militan en un partido que colaboró en su redacción y se hizo fuerte en ella. Se entendería que ellos deberían defender su dictado con mayor ímpetu, pero tampoco van a hacerlo. Parece que Sánchez haya desenterrado a Franco para ocupar su sitio, para hacer lo mismo, para calcar sus modos dictatoriales, replicar el NO-DO y acallar la réplica. Toda mentira vale con tal de mantener el trampantojo. Siendo así, extraño tampoco me parece.

 

De modo que son capaces de urdir una pregunta en el último CIS que es toda una declaración de anhelos de dictadura:

“¿Cree Ud. que en estos momentos habría que prohibir la difusión de bulos e informaciones engañosas por las redes y medios de comunicación social, remitiendo toda la información sobre la pandemia a fuentes oficiales, o cree que hay que mantener libertad total para la difusión de noticias e informaciones?” Pufffffff…. ¡madre mía! ¡Esto lo dice el que convirtió en una pandemia un solo caso de ébola!

 

Son tan inútiles, lo están haciendo tan mal, mienten tanto para ocultar su verdadera responsabilidad, su sectarismo les hace tan incapaces de escuchar a los demás, de reconocer errores, que no se les ocurre otra cosa que allanar el camino a la propaganda.

 

Nos va a pintar muy mal…

 

Y entre tanta basura, tanto anhelo de dictadura marxista-leninista y tanta mentira, siguen sin responder a dos preguntas básicas que se hacen muchos españoles:

¿Por qué tenemos el mayor número de muertos por millón de habitantes en el mundo? Y ¿Por qué tenemos el mayor número de sanitarios contagiados del mundo?

 

Tengo por seguro que responder a estas preguntas con la verdad no les beneficia, por tanto, quizás sea ésta la razón por la que pretenden también confinar nuestro pensamiento, nuestra opinión, nuestra libertad para informarnos.

 

Estoy cansado de escuchar interminables alocuciones bolivarianas en la tele, trufadas de mentiras, auto exculpaciones y fraude… y empiezo a temblar cuando pienso que acaso eso sea lo que toque el resto de mi vida.