PP y C's se alían para aprobar un presupuesto tardío, entregado a la deuda y con inversiones 'bajo sospecha'

Pleno del Ayuntamiento de Salamanca (Foto: De la Peña)

Ciudadanos da un paso más y ha votado a favor de las cuentas de Fernández Mañueco: el año pasado se abstuvo. Los presupuestos llegan con más de un mes de retraso, dedicarán 7 millones al pago de la deuda (casi 50 desde 2012) y prometen inversiones que luego quedan en el tintero: un tercio de las de 2016 no se han ejecutado.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado esta mañana los presupuestos de 2017, unas cuentas continuistas que se nutren de proyectos ya conocidos y la urbanización de más aceras y cañerías, cuya mayor inversión es el arreglo de una piscina como la de Garrido, desatendida durante años, o el arreglo de La Adehuela, y que tienen como bandera proyectos de patrimonio ya conocidos y prometidos durante años. Este año ni siquiera la recurrente congelación de impuestos es argumento del equipo de Gobierno porque consolidan los impuestos en máximos cuando ya se reclama una rebaja de la presión fiscal a través del IBI o la plusvalía. Lo que sí cambia es la mayoría con la que van a ser aprobados, y aunque no tienen casi novedades tendrán más votos a favor.

 

Esto es así porque Ciudadanos ha decidido dar un paso al frente. Justo ahora que su recién refrendado presidente nacional, Albert Rivera, ha dicho que quieren ganar al PP y gobernar a partir de 2019. Justo ahora, el grupo municipal de C's decide votar a favor de unas cuentas virtualmente idénticas a las del año pasado, cuando permitió que se aprobaran los presupuestos municipales, pero con su abstención. Este jueves el grupo naranja ha votado a favor de los presupuestos presentados por el PP, mientras PSOE y Ganemos han votado en contra. Fernando Rodríguez ha agradecido la actitud constructiva del grupo Ciudadanos, que ha apoyado el presupuesto, y dice que se ha sentado a negociar con los otros grupos.

 

Según el portavoz del PP, Fernando Rodríguez, ha explicado que las inversiones ascenderán en 2017 a 23,641.983 euros, sin contar las que se hagan a través de fundaciones como la de vivienda. Ha calculado una reducción de la deuda de casi 7 millones de euros, que quedaría en 70,7 millones de euros, un 49,94% de ratio endeudamiento; además, si el resultado del presupuesto 2016 es superávit se evitaría la contratación de un crédito. En 2011 se pagaban 2,4 millones de euros de intereses de deuda y ahora son poco más de 300.000 euros

 

El 60% de las políticas de gasto están enmarcadas en políticas sociales: “los presupuestos tienen como objetivo el bienestar de los salmantinos”. La oposición ha criticado esta cifra, ya que nace de naturalizar como social gastos que no lo son. Incluye dotaciones económicas para medidas de los cuatro pactos ofrecidos por el alcalde en el debate del estado de la ciudad, aunque sólo se ha presenado el de patrimonio como una propuesta cerrada que deberán aprobar.

 

Los presupuestos se aprueban tarde, más de un mes de retraso sobre la fecha legal (y mucho más sobre la fecha habitual), y bajo el mismo signo de los últimos años. De nuevo se dedicará una importante partida al pago de la deuda generada por anteriores gobiernos del PP y que el de Salamanca ha tenido que reducir de manera obligatoria como muchas localidades en problemas. En 2017, de partida, se pagará unos 7 millones de euros; pero en los últimos años durante el ejercicio se acaban dedicando más partidas. En los últimos años se han pagado más de 40 millones de euros en este capítulo. Eso sí, el equipo de Gobierno presume de que ahora se paga menos en intereses que hace años, lógico si hay menos créditos pendientes.

 

En cuanto a las inversiones, como cada presupuesto llegan como la promesa de un gasto visible. Sin embargo, muchas se quedan en el tintero. Según el PSOE, un tercio de los presupuestado acaba por no ejecutarse. Según los propios datos del Ayuntamiento sobre ejecución presupuestaria, a finales de noviembre de los 17 millones de euros de créditos finales para inversiones, el porcentaje de gasto comprometido era del 58%, unos diez millones.

 

En el debate, claro establecimiento de bandos. El PP, satisfecho con su presupuesto que tilda de totalmente social engordando la cifra de gasto social; y C's, conforme con haber colado pequeñas medidas. En el otro lado, el PSOE ve falta de medidas por el empleo, por las familias, proyectos como Tormes +, fomento de la lectura y apoyo a personas que viven solas, critica las inversiones que se prometen y no llegan, "un presupuesto que es más de lo mismo y negativo para la ciudad"... y Ganemos, en general, la falta de planes de un equipo de Gobierno y un enfoque totalmente diferente.

Noticias relacionadas