Posible nuevo caso de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo por picadura de garrapata en Valladolid
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Posible nuevo caso de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo por picadura de garrapata en Valladolid

Archivo.

La mujer ingreso en el centro hospitalario vallisoletano el viernes, y se encuentra aislada.

Una mujer de 68 años ingresó el pasado viernes en el Hospital Río Hortega de Valladolid por un caso "sospechoso" de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (F.H.C.C) provocado por la picadura de garrapatas.

 

Según informan a Europa Press fuentes sanitarias, la mujer se encuentra aislada desde entonces y ya se han mandado muestras al instituto San Carlos de Madrid.

 

Sería el segundo caso en poco más de dos meses después de que el pasado 26 de abril la Junta, a través de la Dirección General de Salud Pública y su Servicio de Epidemiología, confirmara uno en la provincia de Salamanca.

 

En concreto y según informó el Gobierno autonómico, el paciente era un varón de 59 años, ganadero de profesión y en contacto con animales, que refería picaduras recientes de garrapata, por lo que realizaron los oportunos análisis que fueron positivos a la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, tal y como confirmó posteriormente el Instituto de Salud 'Carlos III'.

 

PREVENCIÓN

 

En cuanto a la prevención de las picaduras por garrapatas, las autoridades sanitarias, recuerdan la importancia de usar ropa y calzado adecuados durante las salidas al campo, así como transitar por los caminos y utilizar repelentes tanto para las personas como para los animales de compañía. También insisten en que las garrapatas que se puedan haber fijado, deben retirarse lo antes posible y de forma adecuada, preferentemente por profesionales sanitarios.

 

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo está causada por un virus, cuyo mecanismo de transmisión principal es la picadura de la garrapata del género 'Hyalomma', aunque también puede transmitirse de persona a persona por contacto con sangre o fluidos del enfermo, lo que puede ocurrir especialmente en personal sanitario cuando no está debidamente protegido.