Portugal tendrá que opinar sobre la mina de uranio de Retortillo

Portugal ya conoce el proyecto y considera que tendría efectos ambientales significativos, y un protocolo entre ambos estados obliga al Gobierno español a dar cuenta a su homólogo luso y consultarle si quiere participar en el proceso de evaluación ambiental.

La formación Equo ha desvelado este miércoles la exitencia de un protocolo firmado por los gobiernos de España y Portugal que permitirá al estado luso pronunciarse y dar su opinión en el proyecto y las evaluaciones técnicas y ambientales que requiera. El protocolo, que se asienta en un acuerdo de cooperación transfronteriza de 1981, fue firmado en el más cercano 2008 y obliga al estado español a consultar a su homólogo portugués si desea participar en los procedimientos de evaluación ambiental del proyecto de Retortillo.

 

Portugal, por su parte, ya se ha pronunciado sobre los efectos de esta mina tan cercana a la frontera y a su territorio. Según un informe del pasado 30 de mayo de 2016 a cargo de la Agencia Portuguesa do Ambiente, el proyecto es susceptible de tener efectos ambientales significativos en Portugal por los vientos y porque el río Yeltes es un afluente del Huebra que desemboca en el Duero, junto a Saucelle, donde el cauce es dominio de ambos países y abastece de agua potable a dos millones de personas y de agua de riego al Douro Vinhateiro. El cauce del Yeltes divide en dos la zona prevista para la explotación minera.

 

Por ese motivo, el diputado de Unidos Podemos, Juan López de Uralde, ha presentado una pregunta parlamentaria para conocer las intenciones del Gobierno de Mariano Rajoy respecto a este protocolo y la obligación de contar con Portugal. Ha preguntado, en primer lugar, si ya se ha notificado a Portugal sobre la opción de participar en el proceso; si se ha informado ya al país vecino de los efectos del proyecto y la declaración ambiental; si se tendrá en cuenta el estudio que ha hecho el Gobierno portugués antes de autorizar la planta de tratamiento de la mina; y si esta instalación se va a incluir entre las susceptibles de aplicar el protocolo que obliga a contar con Portugal.

 

Además, Equo ha advertido de las posibles consecuencias de otorgar más permisos, además de la concesión minera y la autorización previa de instalación nuclear, para este proyecto cuando estos están recurridos en la Audiencia Nacional.