Portugal da el paso y recuperará el tren del Duero: quiere tener salida de Salamanca a Oporto
Cyl dots mini

Portugal da el paso y recuperará el tren del Duero: quiere tener salida de Salamanca a Oporto

Estación de tren y línea férrea de La Fregeneda. Fotos: F. Oliva

El parlamento portugués aprueba una iniciativa popular para reabrir la línea del Duero en su lado y llevar el tren hasta la frontera; pide que España le de continuidad por La Fregeneda, ahora convertida en itinerario peatonal.

Portugal ha dado un paso al frente para recuperar una conexión ferroviaria que, podría (y sólo podría) abrir una línea entre Salamanca y Oporto, algo para lo que hace falta inversión de ambos lados y voluntad política del lado español. Y que cuenta con un gran obstáculo: que el lado español, la histórica línea de La Fregeneda, es ahora un itinerario turístico peatonal.

 

El paso se ha dado, no obstante, este jueves 12 de marzo en la Asambleia de la República portuguesa. El parlamento luso debatía una iniciativa popular que había recabado 13.500 firmas para reabrir el trazado de la 'linha do Douro', la línea ferroviaria portuguesa desde Pocinho a Barca d'Alva, ya en la frontera luso salmantina. La iniciativa ha sido aprobada por unanimidad y va adelante con lo que supone.

 

De entrada, se pretende abrir el tramo desde Pocinho de una línea que comprende 191 kilómetros desde Ermesinde a Barca d'Alva, frente al muelle salmantino de Vega Terrón, separada de la provincia por un puente. El tramo está cerrado desde 1988, sin embargo, los portugueses nunca han descartado reabrirla y modernizarla. 

 

La propuesta incluye volverla a dotar de infraestructura y material rodante para reabrir al tráfico, y además se pretende electrificarla para acoger trenes de altas prestaciones, similares a los que circulan por la línea que va de Salamanca a Madrid o la que se está electrificando entre la capital y Fuentes de Oñoro. La inversión, según algunos expertos, es de sólo 25 millones de euros para poner la línea al día.

 

La sorpresa es la segunda parte de la iniciativa. El parlamento luso ha aprobado pedir a España colaboración para reabrir el lado español de la línea y llevar el tren hasta Salamanca. La propuesta es interesante porque podría dar a la capital una salida directa por tren hacia Oporto, pero hoy por hoy es inviable.

 

Al margen de no existir interés por reabrir una línea cerrada, igual que la portuguesa, en 1988, ahora mismo reabrir el espectacular tramo de La Fregeneda es simplemente imposible. Hace unos años se decidió convertir esos kilómetros en itinerario turístico peatonal, adaptando el trazado a su nueva función. No se ha desmontado el trazado, pero renovarlo requeriría de una enorme inversión y ni sus puentes de hierro ni sus túneles parecen preparados para volver a acoger trenes. Además, Adif ha cedido la infraestructura a la Diputación de Salamanca.

 

Además, la salida ferroviaria por la que ha apostado Salamanca (y España) es por Fuentes de Oñoro hacia Aveiro para situar a la capital en el mundo del transporte y la logística. La pieza clave es el puerto seco de Peña Alta y está previsto que los trenes lleguen allí por un ramal de la línea electrificada, obras que se están ejecutando ahora. Así que no parece que la de La Fregeneda sea una opción para recuperar un tren a Portugal, después de haberse suspendido el nocturno de Lisboa, que será difícil recuperar.