Portugal, 56 segundos más cerca después de 10 años de espera
Cyl dots mini

Portugal, 56 segundos más cerca después de 10 años de espera

Tramo abierto de la A-62 a su paso por Fuentes de Oñoro.

La apertura de un pequeño tramo pendiente de la A-62 aporta más seguridad al tráfico que evita la nacional, pero la ganancia en tiempo de viaje es reducida.

Ha habido que esperar más de una década, pero la frontera portuguesa con Salamanca está un poco más cerca para quienes hacen el viaje por la A-62. Eso sí, la mejoría no es precisamente espectacular. En concreto, está 56 segundos más cerca, que es lo que se tarda en recorrer a velocidad máxima legal los 1.850 metros del subtramo que se ha abierto al tráfico este miércoles de un tramo total de 5.000 metros que está en trámite desde 2008.

 

La mejora es reducida en el tiempo de viaje, más todavía si hacemos la diferencia teórica entre la velocidad de circulación en la autovía y la de la nacional. A 120 km/h mantenidos, la máxima legal en autovía, esos 1.850 metros se tardan en recorrer 56 segundos, unos pocos menos que a la máxima de la nacional. Sí hay mucha más ganancia al evitar el paso por Fuentes de Oñoro.

 

Con todo, la mejora más apreciable tiene menos que ver con el tiempo de recorrido que con el hecho de poder evitar el paso de autovía a nacional, de una velocidad máxima legal a otra más reducida, de varios carriles a uno por sentido... Algo importante si se tiene en cuenta que este último tramo de N-620 era hace unos años uno de los más peligrosos que quedaban en la provincia. En esto sí mejora el hecho de circular por autovía, aunque sean solo 1.850 metros más, aunque la mejoría definitiva llegará con la apertura de todo el tramo y su continuidad en Portugal.

 

Pero eso, ¿cuándo será? Pues Fomento no abrirá los algo más de 2 kilómetros de la A-62, que ya están finalizados, hasta que se pueda hacer el enlace con la autovía del lado de Portugal, que sufre desde hace unos años el mismo síndrome del tramo español: el de los retrasos. Según las últimas previsiones, podría ser a finales de 2020 o principios de 2021. 

 

 

Diez años esperando

 

El proyecto ha sufrido un largo y proceloso proceso de tramitación y ejecución, con licitaciones fallidas, retraso de obras, quiebra de empresas, cambio de presupuestos, baile de fechas... El resultado, un retraso cercano a la década que se ha incrementado en todos y cada uno de los pasos que se han dado. 

 

El contrato de obra fue licitado por primera vez en 2008 de acuerdo con un proyecto finalizado ese mismo año, que se adjudicó en 2009 a Teconsa en 14,9 millones. Las obras no llegaron a iniciarse porque la empresa fue declarada en concurso de acreedores por lo que en 2010 se anuló el contrato. Las obras habían estado paralizadas durante meses y todavía tardaría en volver a licitarse el contrato.

 

Fue en enero de 2014 cuando, por segunda vez, se acometió la adjudicación de la obra, y se adjudicó por 19,8 millones de euros en noviembre de aquel año, con la firma en diciembre de ese año; el plazo de ejecución era de 40 meses debido a la complejidad de las conexiones. Las obras, por lo tanto, han desbordado ampliamente su plazo límite de ejecución, que expiró a mediados de 2018, que es cuando se prometió su finalización, por falta de ejecución de presupuestos. Ha sumado un año de retraso más sobre lo previsto en el contrato hasta su finalizacíon, por fin, hace unas semanas.

Noticias relacionadas