¿Por qué un hospital privado no paga el IBI y los centros de salud públicos sí?
Cyl dots mini

¿Por qué un hospital privado no paga el IBI y los centros de salud públicos sí?

Hospital de la Santísima Trinidad en Salamanca.

Las exenciones permiten a centenares de propietarios no pagar el IBI de sus propiedades por ser BIC, estar gestionados por fundaciones, ser colegios concertados... Aunque acojan negocios.

El edificio del Hospital Santísima Trinidad acoge un conocido centro de salud privado. En su caso, gestionado por una fundación, se ha acogido a una exención del 100% y no paga el generoso IBI de su sede, uno de los recibos más cuantiosos de cuantos no se pagan:más de 100.000 euros. Por contra, Sacyl sí abona los recibos de los centros de salud y el complejo hospitalario: no están en la lista de exenciones que maneja el Ayuntamiento de Salamanca. Es un caso paradigmático, pero no el único.

 

En la actualidad, el Ayuntamiento de Salamanca deja de ingresar cada año, en concepto de cuota tributaria del IBI, unos nueve millones de los cerca de 9.000 recibos bonificados de este impuesto. Dentro están las viviendas protegidas, las familias numerosas, los edificios municipales, las sedes de instituciones estatales, Cruz Roja... pero también otros casos que están en entredicho. En el centro de la polémica, las exenciones a los bienes de la Iglesia Católica, de fundaciones, edificios BIC o colegios concertados en virtud de leyes y acuerdos.

 

En la actualidad, hay entidades u órdenes vinculadas a la Iglesia Católica u otras confesiones religiosas que se acogen a lo establecido en los acuerdos con el Estado y a la aplicación de la Ley del Mecenazgo (Ley 42/2002), para eximirse del pago de tributos municipales, y que con carácter general se suele conceder. Del mismo modo sucede también con Fundaciones u otras entidades similares, que se acogen a lo establecido en la Ley de Fundaciones u otra legislación equivalente aplicable para eximirse del pago de los impuestos municipales. El resultado es que, aunque se giren los recibos, no se pagan.

 

En total, y según datos oficiales facilitados en 2015, el Ayuntamiento de Salamanca dejó de ingresar ese año, en concepto de cuota tributaria del IBI, hasta 923.353,16 euros de bienes de la Iglesia Católica; 392’49 euros de otras confesiones religiosas; 899.000 euros de edificios BIC; 622.000 euros de colegios concertados; y 2.251.435,08 euros en aplicación de la Ley de Fundaciones, quizás el caso más sangrante. En total, por los conceptos mencionados, la cantidad de 4,6 millones de euros, un 10% de la recaudación total prevista por IBI.

 

 

Y eso, ¿puede cambiar?

 

El pasado mes de julio, el pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobaba por unanimidad una moción presentada por el PSOE que pone la primera piedra para que el consistorio ingrese millones de euros de impuestos que la Iglesia católica y fundaciones no pagan al acogerse a la actual normativa que les permite, por ejemplo, no abonar los recibos de IBI en sus propiedades.

 

El resultado es que se va a proponer el cambio de normativa, dirigiéndose al ejecutivo central o a la federación de municipios, para aplicar los preceptos de algunas sentencias que han fallado a favor de ayuntamientos en esta cuestión. Es algo que, ahora, corresponde al nuevo gobierno socialista al frente del Ejecutivo nacional.

 

No es la primera medida contra esta situación. En julio de 2017 el  PSOE lograba el apoyo unánime a una moción para "bajar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a los ciudadanos y subírselo a las grandes firmas o centros comerciales de la ciudad".

 

Antes, en febrero de 2017, Ganemos Salamanca lograba sacar adelante una moción que afecta a las exenciones del IBI, un capítulo con el que más de 750 edificios de la ciudad se libran de pagar 4 millones de euros merced a una legislación ventajosa que permite que hoteles de lujo, pero con la sede en un edifici BIC, no paguen la contribución. En la lista están hoteles y negocios que se pueden consultar aquí.