Por qué tener un jacuzzi en el exterior de la casa

Jacuzzi

Un jacuzzi es la suma del entretenimiento más la comodidad en el hogar.

Puede que en la casa haga falta algo que termine de darle vida al lugar, algo que lo caracterice y le dé el último elemento para hacerla la más atractiva de la urbanización. Esto puede ser un jacuzzi exterior, el cual es perfecto para usar de manera inteligente el espacio que ofrece un jardín, y que no necesariamente debe ser tan espacioso.

 

La ventaja de un jacuzzi exterior

 

Son bañeras con agua caliente que tienen sistemas de hidromasajes y burbujas. Vienen en diferentes tamaños, diseños y formas que son personalizables, dependiendo de lo que quiera el comprador.

 

Existen también los que se instalan en el interior, sin embargo, no es habitual que sobre el suficiente espacio en una casa corriente, sino en los espacios exteriores. Vienen en diferentes tamaños y formas, por lo que se pueden adaptar al tipo de espacio del que se disponga: un jardín cubierto con hormigón, un salón de fiestas, e incluso, una extensión de una sala que venga desde el interior de la casa.

 

Éstos están hechos de materiales resistentes a las condiciones ambientales, lo que implica que no tienen que estar protegidos por un techo o una lona para que resistan a las inclemencias del clima. Esto hace que la instalación sea bastante sencilla de planificar y efectuar.

 

Los jacuzzis exteriores ofrecen momentos de relajación al aire libre, tanto acompañado como en solitario. Son una opción muy atractiva para complementar los muebles en el jardín, terraza o balcón, ya que dotan al lugar de un elemento de recreación innovador, que además, da mucha comodidad.

 

La función de hidromasaje es, además de relajante, positiva para la salud porque ayuda a liberar la tensión en los músculos junto con el agua caliente. Al aumentar el flujo sanguíneo, contribuye a tratar los malestares generales del cansancio, y el vapor abre las fosas nasales, de manera que se vuelve más fácil respirar adecuadamente. Esto último es útil para regular la respiración y relajarse, y para las personas que sufren de síntomas de alergia.

 

¿Cómo elegir uno?

 

Todo depende de buscar el que se adapte mejor para ti, teniendo en cuenta ciertas consideraciones que incluyen la utilidad que le vayas a dar, el espacio disponible y las condiciones del lugar dónde se vaya a instalar.

 

Es importante destacar que un jacuzzi exterior se puede utilizar incluso en invierno, en caso de que esté cerca de la entrada, porque el agua caliente mantiene la temperatura corporal. Es importante que en este caso esté cerca de un acceso al interior para evitar enfermedades.

 

La ubicación también depende del sistema de tuberías de la casa. Lo mejor es que se coloque cerca de este sistema para evitar tener que ampliar con la instalación de nuevas tuberías, lo que implicaría un tiempo y una inversión de dinero considerable, además de arruinar parte del jardín si éste dispone de césped natural.

 

Lo mejor de este producto es que se pueden comprar unos inflables cuya instalación es sumamente sencilla. Tan sólo requieren de una toma de agua, un desagüe y una toma de corriente cercana.

 

Si se va a utilizar para reuniones de amigos y familiares, la idea es que sea lo suficientemente grande como para albergar a varias personas. En caso contrario, uno de tamaño pequeño o mediano es suficiente.

 

Unos vienen con un sistema de tratamiento del agua que controla el nivel de cloro para mantenerla limpia y sin alterar el equilibrio químico. Otros cuentan con funciones como más salidas de aire para crear burbujas o salidas de agua para hidromasaje, lo que brinda mejores condiciones para relajarse.

 

También están los que vienen con detalles en el interior como alfombras antideslizantes en el interior, y apoyos para brazos y espalda, además de ser particularmente cómodos. Además, varios vienen con cubiertas que sirven para evitar que les caigan partículas del exterior, lo que ayuda a su limpieza.