Por primera vez en 21 años, la Champions League no tiene a Iker Casillas como jugador
Cyl dots mini

Por primera vez en 21 años, la Champions League no tiene a Iker Casillas como jugador

No cabe duda de que el legado futbolístico que ha dejado el guardameta nativo de Móstoles es gigantesco, no simplemente por el hito que se menciona en el título del artículo, sino por incontables cuestiones que mantuvieron al ex arquero del Real Madrid en un ritmo de primer nivel de competición por más de dos décadas.

 

Más allá de todas las controversias que surgieron antes de su partida del club merengue, cuestionar la profesionalidad de Iker Casillas a estas alturas es una simple negación de una realidad difícil de objetar, ante una estadística que, por simple que parezca, dice mucho de  lo que ha sido Iker para el mundo del fútbol en este siglo y finales del pasado.

 

 

Su salud lo ha apartado forzosamente de las canchas

 

Seguramente, si sus problemas físicos se tratasen de alguna dolencia muscular, no habría espacio para dudar que el actual fichaje del FC Porto vería con ansia la fecha de su retorno a las porterías europeas.

 

Lo que mantiene a Iker fuera de las canchas es un problema extremadamente serio que afecta a su salud y, por supuesto, la vida del deportista es lo más importante en este tipo de casos.

 

No obstante, esta ha sido la única razón para que, a sus ya 38 años de edad, no haya sido inscrito como jugador por algún equipo que disputará la UEFA Champions League en la temporada, por primera vez en 21 años.

 

Cabe destacar que, tras su accidentada salida del Real Madrid por una serie de problemas internos, eran muchos los que apostaban que a Iker no le quedaban muchos más años compitiendo a primer nivel, y que más temprano que tarde terminaría recayendo en una liga “de retiro” como la MLS o la Superliga China.

 

Sin embargo, desde su llegada al club portugués en la temporada 2014-2015, el guardameta español luchó por hacerse con la titularidad en la portería, a pesar de su avanzada edad y los comentarios que se realizaban acerca de su nivel en aquel momento, tras una prolongada lesión.

 

De hecho, en reiteradas ocasiones el club coqueteó con quitarle definitivamente la titularidad a Casillas, enviando al terreno de juego a porteros mucho más jóvenes que el español, pero, los resultados dentro del campo no fueron los esperados con Iker en el banco.

 

Por esta razón, el guardameta terminó siendo titular en su último partido disputado en el torneo, con un rendimiento excelente que demostró que su edad nunca fue impedimento para mantenerse en plena competencia.

 

Sin duda, el mundo del fútbol, a pesar de las excelentes noticias de jugadores jóvenes como el noruego Erling Haland o Ansu Fati con el Barça, extrañó que uno de los mejores guardametas de la historia del fútbol no estuviese defendiendo o, al menos, en el banco de alguno de los equipos que iba a debutar en la competición.

 

Iker ha dejado una huella imborrable en el fútbol español y mundial

 

Con actuaciones increíbles que le sirvieron para convertirse en el guardameta más joven en jugar en una final de la UEFA Champions League, Iker Casillas se encargó de maravillar al mundo del fútbol desde sus primeras actuaciones con el conjunto merengue.

 

 

Sus actuaciones, desde muy temprana edad, causaban que en sitios de apuestas en línea de NJ, los usuarios confiaran su dinero a la capacidad del portero, apostándole a la victoria del Real Madrid o al marcador bajo en el partido.

 

A pesar de la sequía del Real Madrid tras la consecución de la novena Copa de Europa, el arquero siguió mostrando un excelente nivel que lo hizo figurar siempre como uno de los mejores arqueros del mundo, junto al también legendario Gianluigi Buffon.

 

Eso sí, el clímax de su carrera lo consiguió en el año 2010, durante la Copa Mundial de Sudáfrica, siendo este el período más gozoso y esperado del futbol español, al conseguir el campeonato mundial en la final de Johannesburgo.

 

Concretamente, en la final frente al seleccionado holandés, el portero logró realizar una de las paradas más importantes de la historia del fútbol, tras taparle un mano a mano con su pie al delantero Arjen Robben, que sirvió para que el marcador del partido se mantuviera vacío para ambos bandos.

 

El apoyo de Casillas sirvió para que luego, en la prórroga, Iniesta marcara el gol más gritado de toda la historia de España.

 

Más allá de todo, la huella de jugadores como Iker es imborrable sin importar cuántos años pasen y, aunque hoy no figure en un equipo de la Champions, siempre será recordado.