Policía Nacional y Guardia Civil ofrecen asistencia psicológica a las víctimas de malos tratos en el momento de denunciar
Cyl dots mini

Policía Nacional y Guardia Civil ofrecen asistencia psicológica a las víctimas de malos tratos en el momento de denunciar

Foto: Arai Santana
Ver album

La iniciativa, en colaboración con el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León, responde en media hora a la llamada de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Estado. 

El 30 de enero de este 2019 se ha puesto en marcha de manera oficial el nuevo protocolo de malos tratos, que se inicia cuando una mujer denuncia tanto en un cuartel de la Guardia Civil, como en una comisaría de la Policía Nacional en toda Castilla y León. 

 

De este modo, se trata de ofrecer asistencia psicológica especializada a todas las mujeres que denuncian en un tiempo máximo de media hora. "Son los momentos más delicados y el apoyo que reciban en esos momentos es muy importante, por eso la colaboración interinstitucional es clave", ha apuntado Encarnación Pérez, subdelegada del Gobierno en Salamanca.

 

Esta iniciativa -"pionera en España", como ha apuntado el delegado de la Junta en Salamanca, Bienvenido Mena- se ha puesto en marcha con la colaboración con el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León. Así, Jesús de Blas -vicedecano del Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León- ha apuntado que "desde las comisarías nos transmitían que les costaba manejar las emociones de las mujeres cuando iban a denunciar porque es un momento crítico. En dos meses hemos dado formación a 400 agentes para que intenten ayudar desde el punto de vista psicológico para apoyar a las mujeres que se atreven a dar el paso de denunciar".

 

Normalmente, apunta De Blas, "el cuadro que una mujer maltratada presenta en ese momento es de ansiedad, procesos disociativos, están bloqueadas, tienen sentimientos de culpa, un gran descontrol emocional..."

 

Hay 16 psicólogos en Salamanca 

 

Para atenderlas hay 90 profesionales distribuidos por la Comunidad Autónoma -16 de ellos en Salamanca- con dos coordinadores que reciben la llamada de un teléfono único y activan a los compañeros que haya en cada provincia. El compromiso es el de llegar en media hora al lugar donde esté la mujer denunciando.

 

A las mujeres se le ofrece el servicio en todos los casos y luego es ella la que decide si lo quiere o no. "El informe psicológico se remite a la Junta o incluso el juez puede reclamar al psicólogo para dar su versión", apunta De Blas.

 

Luis Esteban, comisario jefe de la Policía Nacional en Salamanca, ha puntualizado que el nuevo protocolo, puesto en marcha desde el 30 de enero en la provincia charra, "ha sido ofrecido a todas las víctimas que han acudido a la comisaría, pero de momento todas han declinado el servicio".

 

En 2018, como señala el comisario, fueron "491 denuncias las que se pusieron en la provincia por malos tratos y actualmente hay 329 casos activos, aunque ninguno es de nivel alto o extremo", añade.