Podemos y Ganemos negocian su presencia en comisiones pero faltarán a las primeras de la legislatura

Carrera y Díez negociaron este lunes como distribuirse la representación del grupo mixto en las comisiones informativas, que empiezan este martes.

Las dos concejalas de la lista unitaria de Podemos y Ganemos apuran sus opciones de alcanzar un acuerdo para repartirse la presencia en las siete comisiones informativas y diversos órganos municipales que, como integrantes del grupo mixto, les corresponde. Virginia Carrera y Carmen Díez han mantenido un encuentro este lunes por la tarde, como anunció la primera, para distribuirse la presencia en los órganos del trabajo diario del Ayuntamiento de Salamanca y ahora habrá que ver si la propuesta se convierte en un acuerdo.

 

Sin embargo, las dos concejalas del grupo mixto no podrán asistir a las primeras comisiones informativas de la nueva legislatura, que se celebran a partir de este martes. Están convocadas las más importantes, Bienes y Contratación, Fomento y Patrimonio y Economía, Hacienda y Régimen Interior; en todos los casos, el primer orden del día contiene asuntos menores y de trámite. También están convocadas Policía y Medio Ambiente. Al no haberse constituido el grupo municipal, para lo que tenían de plazo hasta el viernes pasado, no han podido ser convocadas como concejalas individuales.

 

El acuerdo para repartirse el trabajo del día a día en el ayuntamiento puede ser la última oportunidad para enderezar el rumbo de la candidatura unitaria con la que Podemos y sus satélites se presentaron a las elecciones municipales con la agrupación de electores Ganemos Salamanca. Tras la dimisión de Gabriel Risco como número '1', la candidatura ha entrado en una fase de ruptura al no lograr la entrada en un grupo municipal conjunto por la falta de acuerdo entre las partes (Podemos e IU, fundamentalmente), lo que manda a las dos concejalas directas al grupo mixto para los próximos cuatro años.

 

Esta situación es inédita en el Ayuntamiento de Salamanca. De hecho, solo una vez ha habido un concejal adscrito al grupo mixto, por haber sido expulsado del PSOE, pero nunca antes dos concejales elegidos en la misma candidatura habían acabado en el mixto. Allí tendrán que quedarse los cuatro años de legislatura, un grupo particular en el que tendrán que repartirse los tiempos de intervención, aunque también pueden cederse turnos y consensuar asuntos.