Podemos y Ganemos negocian nombre y portavocía contrarreloj bajo el riesgo de irse al grupo mixto del Ayuntamiento
Cyl dots mini

Podemos y Ganemos negocian nombre y portavocía contrarreloj bajo el riesgo de irse al grupo mixto del Ayuntamiento

Las formaciones que integran la candidatura siguen sin constituir el grupo municipal por falta de acuerdo en cuestiones clave. Si no lo hacen antes del día 5 de julio, se tendrán que ir al grupo mixto.

El arranque de la legislatura el pasado día 28 de junio, con la celebración del pleno de organización del Ayuntamiento de Salamanca, dejó claro que la candidatura conjunta con la que Ganemos y Podemos han acudido a las elecciones tiene mucho trabajo por delante para lograr la necesaria coordinación. Las dos concejales elegidas en la candidatura, Carmen Díez y Virginia Carrera, empezaron el mandato votando por separado y cosas distintas en varios puntos del orden del día. El asunto fue la sorpresa de la sesión y la punta del iceberg de la situación que empieza por una evidencia: ni siquiera se ha constituido el grupo. Un asunto de cierta trascendencia y responsabilidad por la labor de oposición que deben hacer.

 

El orden del día del último pleno incluía la creación de tres de los grupos municipales: PP, PSOE y Ciudadanos. Las candidatura que logran dos o más concejales tienen derecho a constituirse en grupo político, con algunas ventajas: tienen derecho a subvención municipal y a asesores. Además, cuentan con una representación clara e íntegra en comisiones y órganos municipales, turnos de palabra en plenos... Sin embargo, y no sin causar cierta sorpresa, el pasado día 28 de junio el grupo conjunto de Podemos y Ganemos no se constituyó.

 

Según ha podido confirmar TRIBUNA, el motivo es que aquel día no había acuerdo en la negociación de varios aspectos clave para firmar la constitución como grupo. En juego están desde el nombre del grupo a la portavocía. Eso sí, las negociaciones tienen que acelerarse porque hay de plazo hasta el día 5 de julio. Si no lo hacen a tiempo, las dos concejalas pasarán automáticamente al grupo mixto donde tendrán que repartirse el turno de palabra y tendrán menos medios a su disposición.

 

El primer asunto clave es el nombre del grupo. Unidas Podemos Izquierda Unida Equo Ganemos Salamanca es el nombre con el que la candidatura concurrió a las elecciones municipales y, aunque hubo algún comentario sobre abreviarlo para hacerlo más sencillo, así llegaron hasta el día de las votaciones. Según ha podido saber este medio, hay propuestas encontradas en torno a la preponderancia en la denominación final del nombre de los partidos integrantes. Ya ocurrió al formar la candidatura que Podemos impuso que llevara su nombre.

 

Otro asunto fundamental es la portavocía. Esta es una decisión que toman los propios grupos y que no suele ser conflictiva, ya que se otorga a los números uno de la lista (caso del PSOE con José Luis Mateos) o a concejales de peso político (como Fernando Rodríguez en el PP y Fernando Castaño en Cs). En este caso el más autorizado para la portavocía era su número uno y candidato a alcalde, Gabriel Risco, pero su renuncia ha dejado al grupo sin ese liderazgo.

 

Al margen de la decisión del propio grupo, no hay pautas legales específicas para establecer quién debe ser el portavoz y esta es una cuestión que no debió quedar suficientemente aclarada en el pacto de candidatura. Las alternativas son varias: desde concederlo por orden de candidatura (en cuyo caso correspondería a Carmen Díez) a compartirla (como hacían de facto Risco y Carrera) o rotarse, dos años cada concejala.

 

Las negociaciones siguen adelante, pero mientras tanto la situación ha creado desasoiego en el seno de lo que había sido el grupo municipal de Ganemos. Según ha podido saber este medio, las dos asesoras del grupo, ya ratificadas por decreto de alcaldía y que iban a seguir, han presentado su renuncia. Eso ya se nota en la actividad municipal ya que las puertas de los despachos asignados al grupo están cerradas a cal y canto desde hace varios días.

Noticias relacionadas