Pistoletazo de salida al nuevo el Irnasa con la cesión de la parcela donde estará su sede en 2022
Cyl dots mini

Pistoletazo de salida al nuevo el Irnasa con la cesión de la parcela donde estará su sede en 2022

El martes se tramita la cesión de la parcela sobre la que se construirá el nuevo edificio. Podría estar liso y equipado a finales de 2022.

La comisión de Bienes y Contratación del próximo martes, 18 de diciembre, dará el visto bueno a la cesión de una parcela para la construcción de la futura nueva sede del del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (Irnasa) dependiente del CSIC. Sobre esa parcela en terrenos del sector de La Platina se ha proyectado un nuevo campus agroalimentario que se completará con la nueva sede para la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales, que ya fue objeto de cesión de una parcela.

 

Un nuevo campus especializado en el sector de la agroalimentación para concentrar la formación y la investigación en este importante campo económico. Este es el proyecto que, desde este martes, está sobre la mesa y que apunta al horizonte de 2022 para hacerse realidad. La iniciativa cuenta con el apoyo de todas las instituciones de la ciudad y espera disponer de financiación para ponerse en marcha de manera inmediata. En total, entre los terrenos y los edificios la actuación tiene un valor de 21 millones de euros.

 

Los terrenos son del Ayuntamiento de Salamanca y están junto al cementerio en una zona que tenía que haber acogido prioritariamente construcción residencial y que estaba destinada a ser un nuevo barrio de la capital; sin embargo, el parón de la venta de viviendas ha dejado la zona sin desarrollar, aunque está urbanizada, pero vallada para evitar deterioro. 

 

El proyecto de la nueva sede del Irnasa es algo inmediato: de hecho, ya se ha empezado la tramitación de las licencias una vez cerrada la cesión de la parcela. El nuevo edificio costará 5,2 millones de euros y la inversión total llegará a los 7 millones con el equipamiento de laboratorios. Las obras pueden estar adjudicadas en 2019 y el eficio estaría terminado y listo para entrar en funcionamiento a finales de 2022.

 

El nuevo centro de investigación, que ya tiene proyecto, dispondrá de: un edificio central para oficinas, salas de conferencias y laboratorios de uso común (de unos 2.600 metros cuadrados en total); un invernadero (de unos 500 metros cuadrados) con zona de almacén de materiales más salas de fitotrones, crecimiento de plantas, cabinas de flujo laminar y zona de limpieza y desinfección de materiales para plantas; una parcela experimental para cultivo de plantas de unos 300 metros cuadrados, para ser usada por varias instituciones.

 

Se completa con un edificio para albergar animales de experimentacióncon zona de almacén de materiales, laboratorios de bioseguridad BSL2 y BSL3, y zonas de limpieza y desinfección de materiales para microorganismos (de 600 metros cuadrados aproximadamente); una parcela experimental para alojar temporalmente a animales al aire libre (de unos 300 metros cuadrados) y, finalmente, integrará también zonas verdes y vías de acceso.