'Pirámides' en las farolas de la Plaza Mayor de Salamanca para evitar que nadie pueda subirse

Las farolas de la Plaza Mayor, con el acople que impide que se pueda subir a ellas. Foto: I. de la Calle

La multa por encaramarse a una farola es de 300 euros, pero suele ocurrir con cierta frecuencia. Ahora se ha instalado una pieza metálica para evitarlo.

Los habituales de la Plaza Mayor pueden ver desde hace unos días unos curioso apósitos que convierten los soportes de las farolas en pequeñas pirámides. Se trata de unas piezas metálicas, con el mismo acabado de los mástiles, que se han acoplado a todas la farolas. Su función es evitar que nadie pueda encaramarse a las peanas de piedra y llevar a cabo actos vandálicos o provocar un accidente.

 

No es la primera vez que la Policía Local tiene que llamar la atención a viandantes que, generalmente a altas horas de la noche, se encaraman a las farolas de la plaza. Y eso a pesar de que la multa por hacerlo es de 300 euros. La integridad de estas farolas es importante porque se trata de modelos exclusivos de la Plaza Mayor y que tienen un importante coste. Además, son difíciles de conseguir porque están descatalogadas y hay que hacerlas por encargo, como se ha comprobado en varias ocasiones cuando ha habido que reponer alguna que ha sido derribada por un camión de reparto.