Pino y Raúl Ruiz dan aire al CD Guijuelo y rescatan un punto en Boiro

El CD Guijuelo rescata un punto frente al CD Boiro (2-2) tras remontar un 2-0 adverso, gracias a los cambios de Luque y Pino y a la actitud del equipo durante los últimos 20 minutos.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD BOIRO: Pato; Axel, Jimmy, Yebra, Catú; Soto, Marcos Álvarez (m. 60 Romay), Pillado, Manu Rodríguez (m. 68 Rivera); Beda (m. 77 Gonzalo) y Cano.

 

CD GUIJUELO: Morales; Piojo (m. 76 Carmona), Ayala, Héctor, Aspas; Carles (m. 67 Pino), Marc, Maiki (m. 64 Luque); Jonxa, Raúl y Dimas.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 19, Beda (p). 2 - 0 minuto 69, Romay. 2 - 1 minuto 79, Pino (p). 2 - 2 minuto 84, Raúl.

 

ÁRBITRO: Alberto Villoria Vinacero. Amonestó a Yebra (m. 32), Manu (m. 49), Beda (m. 60), Catú (m. 76) por parte del CD Boiro y a Raúl (m. 85) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 12 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Boiro y CD Guijuelo en El Municipal de Barraña.

Más de lo mismo para el CD Guijuelo. El equipo salmantino pudo rescatar un punto de su visita a Boiro cuando a falta de 20 minutos tenía el partido perdido, gracias a los cambios de hombres y sistema (4-2-3-1), y con las salidas de Luque y Pino, principalmente, además de Carmona, que cambiaron el signo del partido.

 

Beda, tras un penalti más que dudoso, y Romay pusieron el 2-0 en el marcador, mientras que Pino, también desde los 11 metros y Raúl tras pase de Jonxa, pusieron las tablas y le dieron al equipo un punto valioso. No en vano, la sensación es que el Guijuelo podía haber hecho esto mismo desde el minuto 1 de partido, y no desde el 69, momento en el que fue el dueño y señor de un partido loco en el tramo final. 

 

El planteamiento inicial del Guijuelo no pudo superar a un Boiro bien plantado en el terreno de juego, que se aprovechó de la dejadez del equipo y de un mal planteamiento desde el principio, que apenas generaba ocasiones y que se empeñó en no generar fútbol hasta el minuto 69, cuando sí fue más fiel a su estilo.

 

El once que saltó al Municipal de Barraña fue muy distinto al que había empatado en casa (2-2) frente al Coruxo, ya que Kike Royo (fue padre el sábado y 'se metió' 7 horas en coche para estar con sus compañeros), Jonathan, Ángel, Carmona, Pino y Luque se quedaron fuera por sanción o motivos técnicos, dando entrada en su lugar a Morales, Ayala, Aspas, Carles, Raúl y Dimas, con la consigna clara de tener el balón en el centro del campo y no perder esa batalla, aunque ocurrió todo lo contrario en los dos primeros tercios del partido.

 

El choque comezó con varias dudas por parte del CD Guijuelo, que tenía que aguantar los primeros minutos de intensidad de un Boiro que lucha por salir también de la zona baja de la tabla. El equipo lo intentaba poco a poco, pero se veía sometido de momento al juego del Boiro. Los acercamientos del equipo apenas eran notables. Pero faltaba una major conexión entre los hombres de arriba, con Dimas, Raúl y Jonxa como actores principales, y con Maiki y Juliá como creadorres de un fútbol que por el momento no brillaba.

 

En el minuto 18, una buena jugada de Beda terminó en un penalti señalado por el colegiado tras tocar el balón con la mana Ayala (supuestamente) y según consideró el árbitro ante la protestas de los jugadores. Un minuto más tarde, el propio Beda se encargó de poner el 1-0 en el marcador, que obligaría al Guijuelo (una vez más) a remar contracorriente y tener que remontar un resultado adverso.

 

El Guijuelo debía ponerse el mono de trabajo e intentar hacerse con el mando del partido para poder hacer daño a los gallegos que supieron poner tierra de por medio y llegar con peligro al área de la portería defendido por Carlos Morales. Los salmantinos lo intentaban y acosaron con dos córners a los de Fredi, pero sin consecuencias en forma de gol, y con la sensación de contar con poco 'veneno' en la parte delantera, y con un Dimas, al igual que Pino cuando juega, demasiado solo.

 

Con el 1-0 se dio carpetazo a una primera parte en la que quizá el 1-0 era un castigo mayor para el Guijuelo, pero que tampoco había generado nada para hacer daños a los gallegos. Igual que el rival, cuyos acercamiento no generaron excesivo peligro para Morales.

 

20 MINUTOS DE FÚTBOL

 

Tras salir de vestuarios, el guión del partido no varió en exceso y el CD Guijuelo seguía sin tirar entre los tres palos, haciendo imposible una remontada que se esfumaba con el paso de los minutos. Es más, en el 56, una galopada de Pedro Beda casi sentencia el partido, pero se encontró con una buena mano abajo de Morales que evitó la tragedia en Galicia.

 

Los dos equipos carecían de mucha actividad arriba, con la diferencia de que era el Boiro el que iba mandando en el marcador (1-0) y sí podía especular con el mismo. El Guijuelo, no.

 

Aspas, en un lance del partido (Foto: @clubdepguijuelo)

 

En el 64, Mateo García dio entrada a Luque por Maiki, justo antes de que una salida desde atrás de Héctor terminase en las botas de Dimas, para que éste disparese fuera, en una de las mejores ocasiones del equipo. Lo mejor, sin duda, era el 1-0, que dejaba al equipo con opciones en el partido. Era un querer y no poder...

 

Minutos más tarde, Antonio Pino entró en el lugar de Carles Marc para fijar un nuevo planteamiento con el andaluz y Dimas arriba y Juliá y Maiki en el centro del campo, con el fin de intentar buscar nuevas opciones y ventajas en el apartado ofensivo; y eso le dio resultado al equipo salmantino. Pero, antes de que al andaluz le diese tiempo a tocar el balón, el CD Boiro iba a sentenciar el partido después de una buena jugada de cano por banda que remató Romay dentro del área al fondo de la portería de Morales, dando casi carpetazo al partido y dejando al Guijuelo contra las cuerdas.

 

En el 79, y gracias a la actividad de los cambios, con Luque y Pino como protagonistas (arriba había más presencia), llegó una buena internada de Aspas en el área, que terminó con un penalti señalado por el colegiado y que Pino transformó con clase. Acto seguido, en el 84, una buena jugada de Jonxa terminó en las botas de Raúl Ruiz, quién hizo el empate y permitió al Guijuelo soñar.

 

Los salmantino pudieron darle la vuelta al marcador con fútbol y sensaciones, pero rescataron un punto que pudieron ser tres o ninguno. Ahora, toca pensar en otro rival directo, la Arandina, en el que se hace más importante lograr tres puntos. Y jugando desde el minuto 1...

Noticias relacionadas