Pino se marcha del Guijuelo pidiendo vetar la entrada de TRIBUNA en el Municipal

Antonio Pino, en su despedida del CD Guijuelo (Foto: Félix Oliva)

El ya ex jugador del Guijuelo, Antonio Pino, carga contra este medio en su despedida pensando que no había ningún periodista de Tribuna en la sala y se equivoca.

El ya ex futbolista del Guijuelo Antonio Pino ha protagonizado una despedida poco elegante en la que de manera cobarde ha intentado desacreditar a TRIBUNA de Salamanca aprovechando lo que él pensaba era la ausencia de este medio en su rueda de prensa de despedida.

 

Sin embargo, se ha equivocado de plano. Porque TRIBUNA sí tenía allí un periodista, tomando nota de una rueda de prensa en la que el delantero ha protagonizado unas desafortunadísimas declaraciones que le dejan en muy mal lugar.

 

El primer motivo es que ha intentado cargar contra el periodista que habitualmente cubre la información del Guijuelo, Chema Díez, aprovechando que no le veía entre los asistentes. Sin embargo, este medio si había desplazado a un redactor, el que firma esta noticia, para tomar nota de manera fidedigna de su 'pataleta' final.

 

El que ha sido delantero de este equipo se marcha traspasado por la cantidad oficial de 16.000 euros después de haber protagonizado un rendimiento irregular con un total de 4 goles en 19 partidos. Esta es una de las cosas -recordarle su bajo rendimiento- que al parecer molestan a Pino. El jugador se ha despachado asegurando que este medio se inventa las informaciones y que no es cierto que esté enfrentado con el entrenador de la primera plantilla.

 

Para redondear su errónea rueda de prensa, ha terminado pidiendo que ojalá que al periodista de TRIBUNA al que alude no se le permita la entrada en el campo de fútbol del Guijuelo. Pino olvida que se trata de una instalación municipal y pública y que él no es nadie para impedir la entrada de informadores.

 

Pino ha patinado por completo cuando ha aludido a lo que él considera la suerte del periodista de TRIBUNA al no estar allí presente, sin darse cuenta de que había otro redactor de este medio tomando nota. 

 

Lamentablemente, nadie del club ha sido capaz de reconvenirle en ningún momento. El primero que lo podía haber hecho era el propio presidente de la entidad Jorge Hernández, que estaba sentado a su lado mientras profería estas palabras.

 

Pino se marcha y asegura llevarse un buen recuerdo del Guijuelo y de su afición, pero en su despedida ha cometido el error garrafal de pensar que sus palabras no iban a ser recogidas fidedignamente por este periódico y que su 'tarascada verbal' iba a resolverse con el aplauso que compañeros de la plantilla le han brindado al terminar.