Pinchos de hasta medio metro: Los presos de Topas fabrican sus propias armas para atacar a los funcionarios

Pincho espada de más de cuarenta centímetros
Ver album

Pinchos de ocho u diez centímetros hasta el tamaño de una espada. Los presos del centro penitenciario salmantino de Topas crean sus propias armas 'caseras' para atacar a los funcionarios. 

La inseguridad en el Centro Penitenciario de Topas crece por momentos. A pesar de que las agresiones a funcionarios se han dado toda la vida, este último año, los trabajadores han tenido que vivir momentos de máxima tensión. Numerosos casos han sido dados a conocer por el sindicato Acaip, entre ellos, cabe destacar en el que un preso de orígen árabe habría agredido a uno de los trabajadores cuando este se percató de que tenía en sus manos un arma corante de fabricación casera.

 

 

Armas denominadas 'caseras' que tal y como se puede ver en la galería que se adjunta a esta noticia fabrican con sus propias manos. Un simple hueso de pollo que obtienen durante una comida o una cena les puede valer para acabar con la vida de cualquiera de los funcionarios que se encuentran custodiándoles en las celdas, pasillos, comedor o patio. Pueden ir desde los ocho centímetros hasta alcanzar el tamaño de una espada (medio metro). 

 

Cabe recordar que los funcionarios de prisión llevan años luchando por sus derechos y sobre todo por su seguridad. Tan solo cuentan con una porra, un pincho y unos guantes de jardinero para poder defenderse. Un milagro que por el momento no haya ocurrido nada grave, ya que en algunas ocasiones llevar estos artilugios de seguridad no ha conseguido evitar que los presos hayan propinado atacado a los trabajadores. 

Comentarios

... 21/12/2018 11:17 #1
Los pinchos los utilizan entre ellos, a ver cuando se pone el foco en los cientos de abusos y palizas que reciben cientos de presos, hasta un preso tiene derechos

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: