Piernas pesadas, cerebro poco claro y Perfumerías Avenida sufre la victoria

Alana Beard en tareas defensiva. Ella que no jugará Euroliga tendrá mucho peso en Liga (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Perfumerías Avenida tuvo que sufrir (80-73) y de lo lindo para sacar adelante su partido ante un Quesos El Pastor sin complejos y con gran acierto. Avenida jugó sin Silvia Domínguez y eso se nota, mucho. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

80 PERFUMERÍAS AVENIDA (21+19+16+24): Adora Elonu (11), Erika De Souza (12), Ángela Salvadores (7), Alana Beard (11), Gabriela Marginean (8) -cinco inicial-, Jelena Milovanovic (12), Carmen Miloglav (0), Laura Gil (2), Laura Quevedo (2), Chrissy Givens (15).

 

73 QUESOS EL PASTOR (18+20+13+22): S. Breedlove (17), I. Lyra (4), A. Gastaminza (10), K. Bartonova (6), A. Pocek (12) -cinco inicial-, M. Delgado (0), N. Bogicevic (10), S. Richards (14).

 

ÁRBITROS: Carlos Javier García León y Eduardo José Escartín Castañeda. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 15 de Liga disputado en el pabellón de Würzburg. 

Perfumerías Avenida jugó ante Quesos El Pastor con el peso del partido en Ekaterimburgo en las piernas, que se nota, y sin Silvia Domínguez, que se sufre el doble. Sin la capitana, ya se ha dicho, es un equipo distinto porque ella maneja como ninguna los tiempos de un partido y porque en la plantilla no tiene ahora mismo un relevo claro. De hecho, a excepción de unos minutos de Slavadores, la mejor alternativa al base fue una Beard que es evidente que será vital en Liga. Con ella en la dirección se finiquitó Avenida un partido en el que sufrió mucho, mucho. 

 

Con un quinteto 'original' que situaba a Salvadores como base -porque le ha 'birlado' ese puesto a Miloglav y porque hay que darle todo el descanso posible a Silvia Domínguez-, arrancó el duelo Avenida. Un cinco en el que partía Alana Beard en una ala con Marginean en la otra, muestra evidente de que Ortega iba a intentar apretar en defensa desde el segundo uno -eso tampoco es noticia-. Con una superioridad evidente en el interior, cargó el juego ofensivo sobre De Souza y Elonu, que comenzaron anotando con facilidad.

 

Apuntaba a despegue Avenida pero Quesos El Pastor llegaba con la lección aprendida. Correr todo lo posible en ataque, posesiones cortas y directas al aro para evitar la defensa y no cejar en ese plan pese a un par de pérdidas de balón. Con esa idea y un importante porcentaje de acierto en el lanzamiento de media distancia, la escuadra zamorana se mantenía en duelo en un partido que discurría a un ritmo de vértigo.

 

Un triple -el único de Avenida en el primer tiempo-, de Givens nada más entrar en el campo llevó a Avenida al +7, 21-14, a dos minutos del final del cuarto momento en el que Ortega ya utlizaba a todas sus jugadoras excepto a la capitana. Se ganaba en frescura pero se perdía en fluidez porque con las rotaciones se perdía continuidad mientras Zamora corría en cuanto podía y tenía premia con sólo una desventaja de cuatro puntos al final del parcial. 

 

El equipo zamorano se sentía cada vez más cómodo en pista a medida que el ataque de Avenida, con varios fallos fáciles debajo de la canasta síntoma de cansancio en varias jugadoras, se iba bloqueando. Ni Miloglav ni Salvadores le cogían el punto al partido en el que Breedlove, Lyra y Bartonova hacían daño con su velocidad y, de hecho, lograba Quesos situarse por delante durante el parcial.

 

Tras la entrada de Quevedo todas menos Silvia Domínguez jugaron en el primer cuarto (Foto: Teresa Sánchez)

 

Buscaba soluciones con una zona Ortega que finalmente optó por poner juntas en pista a Givens, Beard y Marginean. Artillería defensiva que inicialmente dio resultado con dos balones robados y un pequeño parcial que permitía a Avenida irse siete arriba. Sin embargo, las locales ya no encontraban a su interior y el equipo naranja siguió sin descomponerse, salía bien de la presión y además acababa el cuarto con una canasta de Bartonova casi sobre la bocina y en escorzo que le permitía irse al descanso con sólo dos puntos abajo y dejando la impresión de estar más fresco de mente y piernas, 40-38.

 

Un triple de Bogicevic abrió el tercer cuarto, aviso a Avenida de que o espabilaba o se llevaba el susto. Lo hizo y la que cogió la responsabilidad fue Salvadores que tras su charla previa con Ortega en el segundo cuarto salió con la idea de hacer un baloncesto más fácil. Un parcial de 9-0 con puntos, una asistencia, una falta provocada y un rebote de la joven que se fue a descansar ovacionada por la grada. Mandaba entonces Avenida por seis, 51-46. Estaba claro que duelo no estaba ni mucho menos resuelto. 

 

Ortega corrige a Salvadores durante el segundo cuarto (Foto: Teresa Sánchez)

 

El descanso de Ángela dio otra oportunidad a Miloglav que sigue sin soltarse y sin un cerebro rápido de mente cuando pesan las piernas a Avenida le cuesta más así que de nuevo Zamora se puso a soplar en su cogote aunque un triple de Marginean alivió la situación, 56-51.

 

Importantes como las dos primeras canastas de Milovanovic y Givens para iniciar el último parcial y abrir un poco más de brecha con la que coger aire porque regresaban las pérdidas y errores y un 0-5 volvía a encender las alarmas a seis del final, 60-58, y empate a cinco. ¿Quién da más? Apretaban las locales esforzándose al límite y no fallaba Zamora con los tiros de Pocek y la rapidez de Lyra y Breedlove volviendo loca a la defensa. Uno arriba, uno abajo a tres del final y así hasta el último minuto. 

 

Unos instantes finales que jugó mejor Avenida, que encontró en esos últimos instantes los puntos de Beard, Givesns y Elonu, porque robó dos balones mientras Zamora, obligado al verse por debajo, se iba a tirar sin acierto desde 6,75.