Piden seis años de cárcel y doce de inhabilitación al alto cargo que gastó fondos de la Diputación en cañas y cenas
Cyl dots mini

Piden seis años de cárcel y doce de inhabilitación al alto cargo que gastó fondos de la Diputación en cañas y cenas

El acusado, en la sala de la Audiencia Provincial al inicio del juicio. Foto: A. Santana

El alto cargo se enfrenta a posibles penas de cárcel e inhabilitación por el uso de una partida de fondos públicos para pagar consumiciones en hostelería y otros gastos personales.

La Audiencia Provincial acoge esta mañana el juicio contra un alto cargo y funcionario de la Diputación de Salamanca que se sienta en el banquillo acusado de un delito de malversación continuada de caudales públicos en el ejercicio de su cargo. Se enfrenta a penas de hasta ocho años de prisión en el peor de los casos y 20 de inhabilitación por haber gastado algo más de 6.000 euros de una partida de fondos públicos en gastos aparentemente personales, fundamentalmente, consumiciones en hostelería. La acusación particular le pide seis años de prisión en un proceso en el que la Diputación no está personada.

 

El juicio ha arrancado esta mañana con la formación del jurado popular que será encargado de dictaminar sobre esta cuestión. A las 9.30 de la mañana estaban citados los convocados para formarlo y pasadas las 11.30 horas ha finalizado el proceso con éxito, en presencia del acusado, Manuel Borrego, y de su abogado.

 

La acusación particular, que ejerce el PSOE de Salamanca, solicita seis años de prisión y doce de inhabilitación por delito continuado de malversación de caudales públicos, petición que sustenta en que fue una situación mantenida en el tiempo: se produjo al menos durante cuatro años. El ministerio fiscal no ha presentado petición de pena y la Diputación de Salamanca no está personada en el procedimiento.

 

Se expone a penas de prisión de tres a seis años e inhabilitación absoluta por tiempo de seis a diez años, por lo que podría entrar en la cárcel. Si el tribunal considera que el caso reviste especial gravedad (y puede serlo al tratarse de un alto funcionario) se impondrá la pena de prisión de cuatro a ocho años y la de inhabilitación absoluta por tiempo de diez a veinte años. En caso de probarse una sustracción inferior a 4.000 euros, recibiría multa, cárcel de 6 meses a tres años y tres años de inhabilitación. En este caso, las peticiones de la acusación particular variarían.

 

Según la resolución emitida en su día por el juzgado número uno de Salamanca, y que publicó TRIBUNA, el ahora juzgado cargó entre 2007 y 2011 hasta 6.829,69 euros de cenas, comidas, peajes y consumiciones hechas en fin de semana a una partida del área de Fomento, partida denominada anticipos de caja fija, que está considerada como fondos públicos y que está destinada a gastos diversos incompatibles con el uso que hizo el alto funcionario.

 

En la investigación afloraron numerosas facturas abonadas con cargo a estos fondos que corresponden con cenas y comidas fechadas en viernes por la tarde y noche, sábados y domingos y que, por lo tanto, no pueden considerarse parte de su trabajo sino personales; y tampoco gastos de representación, ya que con los anticipos de caja fja no se pueden pagar este tipo de facturas. Por todo ello, Manuel Borrego, ahora responsable de otro área en la Diputación, va a ser juzgado por un delito de malversación de caudales públicos y será un jurado popular quien determine si es culpable; la normativa manda que los casos de malversación son competencia de un tribunal jurado. 

Noticias relacionadas