Piden que se suspendan las visitas con contacto directo entre presos y familiares en Topas

En cuanto a las que puedan realizarse por locutorios, si se producen, exigen una limpieza después de cada turno de las dependencias utilizadas.

Los representantes sindicales ACAIP-UGT han enviado este martes 10 de marzo de 2020 solicitan y requieren la aplicación e implantación de las siguientes medidas preventivas para poder garantizar y proteger a todos los trabajadores Centro Penitenciario salmantino de Topas, como medida de contención del coronavirus COVID-19.

 

Entre ellas, destaca disponer en todos los módulos, oficinas y lugares de trabajo del centro, así como la Oficina de penas y medidas alternativas de dispensadores de gel con solución hidroalcoholica para la higiene de las manos. Disponer en los puestos de trabajo anteriormente reseñados de pañuelos desechables y contenedores de residuos con tapa de apertura con pedal para su eliminación para la higiene respiratoria.

 

Piden tener en todos los módulos y puestos de trabajo con relación directa con internos o atención a familiares de mascarillas quirúrgicas para poder entregarlas en su caso, así como mascarillas de filtración para los trabajadores que deban relacionarse con internos sospechosos o positivos, así como guantes de protección que cumplan la norma UNE.

 

Exigen equipos de protección individual (EPI) necesarios para determinados lugares de trabajo (Enfermería, MIT, Identificación, etc.), atendiendo a la evaluación del riesgo de exposición y poder garantizar la máxima protección. "Sería recomendable utilizar EPI´S desechables y atender a la protección respiratoria, ocular, facial y corporal (mascarillas, gafas o pantalla facial, guantes y ropa de protección del uniforme)".

 

Se deberán asignar servicios con menor exposición y poder reducir riesgos a trabajadores sanitarios y no sanitarios que, en función de sus características personales o estado biológico conocido, debido a patologías previas, medicación, trastornos inmunitarios, embarazo o lactancia, sean considerados especialmente sensibles a este riesgo.

 

Acaip-UGT pide adoptar las medidas adecuadas para que reciban información visual precisa mediante carteles informativos, avisos o panfletos disponibles en todas las dependencias del centro y reuniones explicativas con instrucciones particulares y precisas en relación con: Precauciones que deberán tomar para prevenir la exposición, disposiciones en materia de higiene de manos, higiene respiratoria, control de la tos, etcétera.

 

Igualmente, es necesaria la formación e instrucción de los profesionales sobre el uso correcto de EPI´S, toma de muestras clínicas (tipo de envase, formulario, etc.), procedimientos de actuación, utilización de material sanitario, eliminación de residuos, etcétera.

 

Solicitan la aplicación de las siguientes medidas de carácter regimental, motivadas en la necesidad de evitar la posibilidad de un contagio en el interior de cualquier centro penitenciario: Tal como esta organización ha solicitado previamente, se debe generar un protocolo de actuación específico en Instituciones Penitenciarias diferenciado del general, que permita una actuación rápida y eficaz en estas situaciones.

 

Dan especial importancia a suspender las comunicaciones que supongan un contacto directo entre internos y familiares. Esta medida ya ha sido adoptada, e incluso con más dureza, al ser una suspensión total, en países de nuestro entorno como Italia y Portugal.

 

En cuanto a las que puedan realizarse por locutorios, si se producen, exigen una limpieza después de cada turno de las dependencias utilizadas. Se deben suspender todo tipo de actos colectivos que reúnan un número importante de personas, que supongan el contacto entre internos de diferentes módulos o departamentos y aquellos que generen grandes movimientos en el interior de los centros.

 

También aseguran que se debe evitar la recogida de dinero en efectivo en los centros, derivándolo a los sistemas automatizados así como realizar un control de todas aquellas personas que accedan a un centro penitenciario mediante la toma de temperatura con termómetros térmicos sin contacto, prohibiendo la entrada en caso de disponer síntomas e informándole de los pasos a seguir.

 

Concluyen dando especial importancia realizar un control de todas las salidas de la población reclusa fuera del centro, así como su reingreso: permisos, salidas a diligencias, salidas hospitalarias, etcétera.